viernes 19, enero 2018 | Actualizado 16:03
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El peor desenlace para el caso de la hija de una argentina desaparecida hace más de un año en España

01/01/2018 09:57 hs
Diana Quer fue vista por última vez el 22 de agosto de 2016. Ahora atraparon a su asesino que confesó el tremendo desenlace.

La pista de la chica se perdió hace casi quinientos días en A Pobra do Caramiñal. Era el 22 de agosto de 2016. La joven estaba disfrutando de las fiestas del pueblo y había llamado a su madre para decirle que volvería a casa andando, pero llegó el día siguiente y Diana Quer, una madrileña de 18 años, hija de una argentina nacida en La Plata, no apareció. Fue entonces cuando sus padres denunciaron su desaparición.

Allí comenzó una intensa búsqueda. Un grupo de voluntarios peinó la zona sin encontrar ninguna pista. Los agentes revisaron las imágenes de las cámaras de seguridad, en Madrid se tomó declaración a varias personas del entorno de Diana. Se descartaba la fuga voluntaria.


Pese a vivir momentos angustiosos, los padres no perdieron la esperanza de encontrarla. Diana desapareció sin llevar consigo tarjetas de crédito, ni el DNI y sin apenas dinero. Sólo llevaba su teléfono móvil, pieza clave de la investigación. Gracias a su terminal se supo que había hecho un trayecto en vehículo desde A Pobra hasta Taragoña, en Rianxo.


Allí se apaga el móvil y tras meses sin avances en la investigación, el 27 de octubre de 2016 un mariscador encuentra el iPhone 6 de la joven. Aparece bajo el puente de la autovía do Barbanza, donde se había apagado. Lo habían arrojado al mar.


Los investigadores tomaron declaración a más de doscientas personas entre las que estaban todos los agresores sexuales fichados de la zona. El teléfono se envía a una empresa israelí para desbloquearlo, pero no aporta ningún detalle. Muchas incógnitas sin resolver. El 19 de abril de 2017 el juez instructor archiva provisionalmente la causa por no existir indicios suficientes para dirigir el procedimiento hacia una persona determinada.


Pero la Guardia Civil sigue trabajando. El cerco se va estrechando en silencio. El perfil de José Enrique Abuín Gey, conocido como El Chicle, está en el punto de mira de los agentes. Tiene antecedentes y su coche fue visto en el punto en el que desapareció Diana.


El pasado 25 de diciembre intentó secuestrar a una mujer que posteriormente lo reconoció en fotos. Los agentes consiguieron detenerlo, el comandante de la Guardia Civil informaba a los padres de Diana que habían detenido al sospechoso de la desaparición de su hija.


Por fin, tras un durísimo interrogatorio, José Enriqu Abuín Gey, confesó haber asesinado a Diana Quer y condujo a los investigadores hasta su cuerpo. Desde la madrugada, efectivos de la Guardia Civil trabajaron en el interior de una antigua fábrica abandonada situada en Asados, Rianxo. El asesino confeso no se complicó mucho la vida, abandonó el cadáver de la víctima a menos de 200 metros de la casa donde creció y dónde todavía viven sus padres.


En el interior de la nave trabajaron desde la madrugada guardias civiles de varias unidades. Con perros de búsqueda y buzos de la unidad acuática que se introdujeron en el interior de un pozo que de la nave. A tres metros de profundidad se hallaba el cuerpo de Diana Quer.


Es normal que haya un pozo en la instalación, ya que funcionó como fábrica de gaseosas, las Pitusa, y fue sede también de Muebles Rial. Actualmente la nave está embargada. Durante mucho tiempo, además, la instalación sirvió de escondite de alijos de tabaco y contrabando.


Pese al aguacero que no ha dejado de caer durante toda la noche los numerosos vecinos de la parroquia se arremolinaron en los alrededores del lugar y contaban que el Chicle trabajó allí durante una temporada, cuando era una fábrica de gaseosas.


Las últimas 48 horas han sido vertiginosas. La investigación por la desaparición de Diana Quer ya iba bien encaminada con El Chicle como principal sospechoso, cuando el hombre atacó a una nueva mujer, el día de Navidad, en Boiro.


El asalto precipitó la operación y el hombre fue detenido, pero junto a su mujer, Rosario Rodríguez, a la que los investigadores imputaron el delito de ser coautora del crimen.


La Guardia Civil sospechaba que si la mujer de El Chicle acababa reconociendo que mintió en su primera declaración y que no estuvo, como dijo en su momento, con su marido la noche que desapareció Diana, el hombre se acabaría derrumbando. Y así fue. Fue una declaración larga.


El hombre arrancó bravo, insolente e irreverente. Pero acabó doblegándose ante la falta de coartada y la evidencia de las pruebas que le fueron mostrando los investigadores. La Guardia Civil pretendía el sábado por la noche conducir al hombre a su casa a un registro. Pero algo paso en la comandancia de la Coruña que tuvo dos consecuencias nada banales. Primero, la puesta en libertad sin cargos de Rosario Rodríguez y segundo, la suspensión del registro de la casa.


El Chicle se ofreció a acompañar a los investigadores hasta el lugar en el que abandonó el cadáver de la joven en cuanto tuvo la certeza de que su mujer quedaba en libertad. Durante toda esta madrugada, el hombre ha estado junto a los guardias civiles. A media mañana, los agentes se lo han llevado de vuelta a su casa en Taragoña para participar un nuevo registro, tras el cual ha sido conducido a la comandancia de la Guardia Civil.


A su salida de la nave en el coche de la Guardia Civil, con los cristales tintados, esos vecinos se olvidaron de los paraguas y asomaron sus caras de rabia bajo la lluvia y le gritaron "asesino", "hijo de puta", "púdrete en la cárcel". El padre de la joven se dirige ahora hacia Galicia para encargarse de las gestiones y la madre permanece en Madrid, junto a su hija Valeria.


Diana López-Pinel, la madre de Diana Quer, se encuentra "rota de dolor" tras conocer el hallazgo del cadáver de su hija y aseguró que "éste no era el final que ella esperaba".


Por su parte, Valeria, la hermana de Diana, ha colgado hoy en su cuenta de Instagram un mensaje que alude al asesino confeso: "No soy persona hoy. Pagarás hijo de puta". Valeria Quer ha publicado también una fotografía que se hizo con su hermana, acompañada del texto: "Nuestra última foto, te amo por siempre".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...