jueves 18, enero 2018 | Actualizado 07:00
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Teo Gutiérrez habló sobre el escándalo tras intentar seducir a la mujer de un compañero

25/12/2017 11:56 hs
El delantero habló por primera vez tras el affaire mediático: lo acusan de haber intentado seducir a las parejas de jugadores Junior.

Era la voz más esperada. Hasta el momento, sólo se había expresado a través de un posteo en Instagram, cuando el caso que lo tiene en el ojo de la tormenta había entrado en el terreno mediático. "Me Río de Janeiro", había escrito, lo que ocasionó una catarata de comentarios críticos en la red social.


Teófilo Gutiérrez habló por primera vez públicamente de las acusaciones que indican que intentó seducir a las esposas de dos de sus compañeros en Junior de Barranquilla. Roberto Ovelar, de hecho, ya se marchó a Millonarios de Bogotá junto a su mujer Gladys Ortega y su familia, luego de confirmar que el conflicto "existió".


Y el mediocampista James Sánchez apenas si se expidió en las redes tras las versiones que vinculaban a su pareja, Karina Cruz, con el atacante de la selección Colombia.


A su regreso de vacaciones, Teo, de 32 años, realizó la tradicional entrega de juguetes en el humilde barrio donde nació: La Chinita. Y allí dio su descargo ante los medios, aunque, a diferencia de cuando se posiciona frente al arco, lanzó todos los balones afuera.


"Mi comportamiento siempre ha sido leal, mi familia me conoce, lo mismo mis amigos. Quiero ser respetuoso", prologó. "Siempre me he manejado como soy, no tengo dos personalidades; sólo una. En este tema quiero ser cuidadoso, sabiendo que he hecho las cosas bien", concluyó.


La controversia por las supuestas virtudes de Don Juan del ex delantero de Racing y River ha llegado hasta las entrañas del vestuario, al punto que el paraguayo Ovelar se ha marchado y hoy está en análisis la continuidad del propio Teo en el club del cual es hincha. Fuad Char, propietario de Junior, aseguró que en el mercado de pases buscará dos atacantes.

TAGS
teo gutierrez, gladys ortega,
Enviá tu comentario