viernes 27, abril 2018 | Actualizado 01:42
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Se casó con su tío abuelo de 90 años antes de su muerte y la Justicia le negó la pensión

24/12/2017 11:22 hs
El hombre y el jubilado contrajeron matrimonio en 2015 y el mayor murió tres meses después. El argumento de la Justicia.

La Justicia rechazó el viernes el pedido de pensión por viudez de un joven de 34 años tras la muerte de su tío abuelo, un jubilado de la Municipalidad de Rosario, con quien se había casado tres meses antes de su fallecimiento, en 2015. Los jueces comprobaron que existían una serie de irregularidades en el caso y decidieron no hacer lugar al pedido.


Al tomar conocimiento del delicado estado de salud del anciano, tío y sobrino decidieron concretar un casamiento igualitario en abril de 2015. De esa manera creían que el sobrino, en ese entonces de 31 años, podría acceder a la pensión cuando se produjera la muerte del jubilado de 90, consignó la agencia de noticias NA.


El hombre mayor falleció a los tres meses de contraer enlace y el joven hizo los trámites necesarios para cobrar una pensión por viudez, pero el Instituto Municipal de Previsión Social de Rosario se negó a pagarle al aducir que "el causante contrae matrimonio con el peticionante con el único objetivo de garantizar que éste perciba la pensión derivada de su fallecimiento".


Ante esta situación, intervino la Dirección de Asuntos Jurídicos del municipio y el caso llegó a la Justicia y los magistrados de la Cámara Contencioso Administrativo, Alejandro Andrada, Marcelo López Marull y Clara Rescia, dispusieron que el demandante no tiene derecho a cobrar la pensión porque al momento del fallecimiento de su esposo la pareja se encontraba "separada de hecho", excepción que prevé la ley para el cobro de dicha pensión.


Los jueces se basaron en las pruebas que conforman el expediente en el que varios testimonios dan cuenta de que durante sus últimos meses de vida el fallecido estuvo al cuidado de su sobrina y las noches las pasaba en un geriátrico debido a los problemas de salud que padecía.


Una de las asistentes sociales del establecimiento declaró que el "familiar responsable" a cargo del hombre era su sobrina, quien "lo visitaba frecuentemente". Además, allegados a la pareja declararon nunca haberse enterado de que se habían casado ni que entre ellos existiera convivencia alguna, y el mismo demandante dijo que vivía con su esposa pero que en realidad estaban separados.


En ese marco, la decisión se fundamentó en que no hay prueba alguna que dé cuenta de que el fallecido dependiera personal o económicamente de su sobrino nieto, lo que podría haber acreditado un "proyecto de vida común". 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...