miércoles 13, diciembre 2017 | Actualizado 23:33
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Subastarán la lujosa Ferrari que perteneció a Juan Domingo Perón

04/12/2017 15:13 hs
El auto, de altísima gama, permaneció en Argentina más de tres décadas y luego fue restaurada; el derrotero que la volvió única.

Si tuvieses las plata, ¿la comprarías?

Sí 
No 
 
50%
No
 
50%
La famosa casa Sotheby's anunció que subastará un coche Ferrari 212 Inter Coupe by Ghia que perteneció a Juan Domingo Perón, el cual fue presentado en los Salones del Automóvil de Turín y de París en 1952.

Sucede que el derrotero del vehículo es de lo más curioso. Su primer dueño, Gianni Mazzocchi Bastoni, fundador de la Editoriale Domus, lo adquirió después de las exposiciones en Italia y Francia. Al año siguiente, mientras ejercía su segundo mandato como presidente, Perón compró el vehículo.

Pero, cuando en septiembre de 1955 el General fue derrocado por la Revolución Libertadora, algunas de sus autos fueron confiscados, entre ellos el lujosísimo rodado italiano.

Durante su exilio en Paraguay, sus custodios lo conservaron hasta que en 1973 y, según el registro histórico del sitio web Barchetta, pasó a manos del coleccionista argentino Conrado Tennino. La unidad declara un motor V12 capaz de erogar 150 caballos de fuerza y presume de un peso de apenas mil kilos. En 1987, la Ferrari de Perón abandonó el país tras una estadía que se prolongó durante 34 años.

De ahí en más, la 212 Inter Coupe pasó por varias manos en pocos años: fue a Estados Unidos, después a Suiza. Llegó a Alemania en marzo de 1989 adquirido por Uwe Ohlsen Automobile, que decidió restaurar la unidad con un radical cambio de fisonomía y apariencia. De octubre de 1990 hasta marzo de 1995 permaneció en el taller de Peter Rosenmayer, donde fue pintado de amarillo y negro. Al año siguiente regresó al país para ilustrar un show televisivo, según apuntó su propietario de entonces. Hasta octubre de 1997 estuvo exhibido en una sala de exposición de un concesionario de la escudería italiana en el país. Su combinación de colores provocaba una asociación desfasada: un Ferrari retro con aspecto de taxi viejo.

Regresó al país teutón porque el propietario presentó la quiebra de su compañía. Solicitó, específicamente, que la unidad no fuera confiscada por el caudal de su inversión. El 18 de diciembre de 1999 el Ferrari que había pertenecido al General Perón fue comprado por su último dueño: el estadounidense Lee Herrington, un respetado coleccionistas de piezas confeccionadas en la fábrica de deportivos con sede en Maranello. El 212 Inter Coupe by Ghia de 1952 recibió distintos galardones en los Concursos de Elegancia del "Palm Beach Cavallino Classic", una cita anual para los entusiastas ferraristas en Florida, Estados Unidos.

Así y todo, la Ferrari de Perón se conserva en un estado ideal. Su registro histórico, su derrotero por el mundo, le proporcionan un sentido inédito. Por ello, Sotheby's prevé recaudar entre 1,6 y dos millones de dólares. El valor final se sabrá el 19 de enero de 2018.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...