miércoles 13, diciembre 2017 | Actualizado 13:57
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El curioso destino de la ropa de H&M que no llega a venderse

28/11/2017 18:09 hs
Se sabe: Suecia pretende convertirse en el primer país 100 por ciento libre de combustibles fósiles, pero ¿cuál es el papel de la famosa empresa textil?
La empresa textil sueca H&M reconvierte la ropa que no supera el control de calidad en energía. Así como suena: la acompañía municipal de calefacción y electricidad Malarenergi AB, ubicada en el noroeste de Estocolmo, utiliza prendas de la firma fundada por Erling Persson para proveer de estos servicios al distrito.

Sucede que Suecia pretende convertirse en el primer país 100 por ciento libre de combustibles fósiles y, aunque la mayoría de sus plantas ya trabajan con energía eólica, hidráulica y nuclear, aún persisten casos en plena transición. Por su parte, Malarenergi se comprometió a alcanzar ese objetivo en 2020 y, para lograrlo, firmó un acuerdo con la ciudad Eskilstuna para generar energía a partir de sus desperdicios, que en gran parte provienen del depósito central de H&M.

"No quemamos nada que sea seguro de usar. Sin embargo, es nuestra obligación legal asegurarnos que toda prenda que contenga moho o no cumpla con nuestros estrictas restricciones con respecto a los químicos sea destruida", expresó la jefa de Comunicaciones de la cadena de locales de indumentaria, ohanna Dahl, según el medio financiero Bloomberg, que además asegura que en lo que va de 2017 solo se quemaron 15 toneladas de ropa descartada de H&M con respecto a las 400.000 toneladas de basura en total.

Al día de la fecha, Malarenergi provee calefacción y electricidad a alrededor de 150.000 hogares en Västerås. Esta semana, la planta recibió su último cargamento de carbón con suficientes provisiones para finalizar la transición de cara a 2020, año en el que la compañía inaugurará su caldera a leña.

"Nuestro objetivo es utilizar solamente combustibles reciclables y renovables", sintetizó un directivo de la empresa.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...