domingo 19, noviembre 2017 | Actualizado 13:13
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#AsisDigital

Emerge la derecha eficaz e inculta

13/11/2017 08:45 hs
La extravagante derechización de la sociedad argentina puede percibirse a partir del Caso Maldonado.
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

Escribe Oberdán Rocamora

Redactor Estrella, especial

para JorgeAsísDigital


La extravagante derechización de la sociedad argentina puede percibirse a partir del Caso Maldonado. Desde la aparición (o tal vez la plantación) del cadáver del artesano, entre las ramas del río Chubut. Pero el fenómeno de la euforia reaccionaria explotó cuando el Juez Lleral supo brindar el anticipo electoral de la autopsia. En la plenitud de la veda, al declarar, precipitadamente, que el cuerpo de Maldonado no presentaba huellas de golpes ni maltratos.

 

Significa confirmar que el muchacho había muerto ahogado. La epopeya claudicaba porque el tatuador no sabía nadar. Para alivio moral de la Gendarmería y de los macristas desconfiados que estaban acongojados por las especulaciones que atribuían al kirchnerismo, a la izquierda y a las organizaciones humanitarias que acompañaban, con calculada sensibilidad, el caso que atormentaba desde hacía 75 días. Caratulado, para colmo, como "desaparición forzada".

 

La oportuna declaración del juez Lleral motivó la rienda suelta. Piedra libre para el resentimiento contra aquellos que supieron movilizarse por el artesano. O con los que meramente informaron a partir de las fuentes que existían, y que por motivos profesionales nunca se deben identificar.

 

Como la fuente del sur que nos indica, aún, sin el menor afán conspirativo, que el cadáver fue plantado. Ampliaremos.


Desde la noche del 20 de octubre se fortalecieron las ínfulas impugnadoras de los seres perversos que "hicieron política" con la desgracia del muchacho solidario con los mapuches. La señora Carrió, acaso el principal cuadro de la derecha desde que saltó en garrocha desde Solanas hacia Macri, o desde UNEN hacia Cambiemos, reprochó con énfasis que "¡nos quisieron inventar un desaparecido!".

 

Para consolidar un tránsito hacia la derechización corresponde descalificar, en principio, a la izquierda "que no sirve para nada". Y luego al "progresismo estúpido", que "harta!. Aparte, los abundantes colegas, voceros vocacionales del macrismo, desde Nación, Infobae y Clarín no vacilaron en argumentar con parámetros similares.

 

Que "la llamada del amigo del 2 de agosto al celular de Maldonado nunca existió". Que "no pueden negarse los hechos y la verdad indica que se murió solo, ahogado".


Descalificaban al CELS (porque "Verbitsky y Zaffaroni manejaban a la CIDH"), aniquilaban a los familiares desde los sudorosos laburantes de las redes sociales de Balcarce. Tal vez sólo faltaba que se pegaran calcomanías con la inscripción "Los macristas somos derechos y humanos". E Infobae, extrañamente, se atrevió a calificar a este cronista de "irresponsable".


Acciones apenas admisibles en la construcción de los méritos para complacer al poder actual que se consolidaba con la aprobación electoral. Y que les permitía proyectar por seis años más. A favor del oficialismo que "hacía política con Maldonado", y de la peor. Sin explicar, hasta aquí, los motivos de tanto encubrimiento. Y sin siquiera aclarar el rol del Comandante Pablo Nocetti, en la dirección del operativo de la Ruta 40 que se encargó de perseguir a algunos mapuches que protagonizaban el "conflicto ancestral e inmobiliario", cliquear. Y al pobre Maldonado, al menos hasta más allá del río. "A los corchazos limpios".


Lo importante para la crónica es subrayar el tono ideológico del gobierno de derecha que se adapta a la intolerancia de los cambios que reclama un sector de la sociedad. Las bases que están en condiciones de aprobar editoriales como los de La Nación contra la señora de Carlotto. O escandalosos razonamientos desde el Canal 13, en horario central, que sólo pueden explicarse a partir del fortalecimiento de la derecha brutal que sostiene, con virulencia de barra brava, el Tercer Gobierno Radical de Macri. Con los radicales que se obstinan en no remitirse a su historia, y en evitar que se traten abiertamente las discusiones de Setubal.


Categoría envejecida


La derecha, en principio, descree de su identidad. La niega. Calificación devaluada que no se acepta. Antigualla del siglo veinte. Categoría, peor que vieja, envejecida.

 

El fenómeno es complejo apenas por los entrecruzamientos. Pero porta una ofensiva simpleza.

 

En 2015, por primera vez, la derecha accede al poder por las urnas. Con el radicalismo abducido. Y con peronistas originarios que depositaron, en parte de pago, su identidad.


La negación semántica del concepto obedece a la identificación de la derecha con los gobiernos autoritarios, que accedieron el poder por las armas. O por la ineptitud de los tramos civiles, que derivaron -como todos los ciclos en Argentina- en la rutina del fracaso.


En 1930 el facto desalojó al radicalismo. En 1955 y 1976 el mismo facto militar desalojó al peronismo.

 

Si la actual fuera una derecha límpida y coherente, tendría que rescatar a sus presos de las cárceles. Como lo hizo la izquierda peronista en 1973. Pero esta derecha es culposa y no tiene agallas como para atreverse a rescatar, en andas, al Almirante Astiz. Como si fuera aquel Paco Urondo de 1973.

 

La derecha culposa de Macri llega democráticamente a la conducción del Estado como consecuencia de los sucesivos colapsos de los dos grandes partidos populares de centro. Que supieron oscilar hacia el progresismo de centro izquierda, como ocurrió con el radicalismo de Alfonsín (que encerró a los militares) o hacia el centro derecha, como ocurrió con el peronismo de Menem (que liberó a los militares) o con el regreso a la izquierda del peronismo de Kirchner (que los volvió a encerrar).

 

Para su transformación, el peronismo de Menem absorbió a la derecha clásica de la UCD, que como todos los ateneos mantuvo el techo del 10% del electorado. Sea en los 70, con Francisco Manrique, en los 80 con Los Alsogaray, o entre fines de los 90 y el 2000 con la mutual Acción Republicana, de Domingo Cavallo.


A Macri le corren el arco


Menos culta que marketinera, la derecha de Macri, El Ángel Exterminador, es insustancial. Con una base fundamentalista y fanatizada, que disfruta del antiperonismo, hoy ataviado de antikirchnerismo. Con su concatenación de gerentes, hábiles para los negocios financieros, hace bastante más de lo que puede. Pudo, hasta hoy, exterminar con eficacia a los mejores adversarios. Permitió que lo subestimaran y El Ángel Exterminador se quedó con todo. Aunque aún no acierta se fortalece. Y el antikirchnerismo como distracción se le agota, aunque consuela a su barra brava, emotiva e inculta.

 

Los inversores imaginarios le corren permanentemente el arco a Macri. Pese a las sobreactuaciones.

 

Cuando creyó que con la aprobación electoral bastaba, que había cumplido, que desaparecían los pretextos para no invertir, los inversores imaginarios vuelven a correrle el arco otra vez. Ahora quieren asegurarse que la oposición peronista, a la que venció y redujo, no vaya a recuperarse en 2019.

 

Una de dos, o los inversores (que hacen diferencias hasta en el Caucaso) piden demasiado, o no quieren aquí invertir una moneda. Aunque El Ángel Exterminador se desgaste en los méritos para seducirlos. En los viajes planificados para la estrategia inútil de la persuasión, donde le camina el territorio a Donald Trump con suerte bastante relativa. No le va bien. Pese a la magnificada amistad encuentra trabas insólitas para vender su mercadería. Sea el biodiesel o los cortes de carne. O los benditos limones, que legitiman al nuevo embajador. Le resulta vagamente difícil atraer a los fondos de inversión para que se jueguen por la Argentina cuando en realidad sólo se juegan para sacar el mayor rédito con la especulación financiera que ofrece generosamente el país regalado. Lo que más les interesa de Argentina, a los inversores imaginarios, es el libertinaje de las Lebacs. Llevársela. Exprimir.


Macri quiere persuadirlos con el amor. Pero los muchachos, todos discípulos de Weinstein, sólo prefieren el acoso con violencia contranatural.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...