domingo 19, noviembre 2017 | Actualizado 03:37
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Ponen a la venta un búnker nazi en el Canal de la Mancha por solo 200 mil dólares

25/10/2017 11:36 hs
Una inmobiliaria pone a la venta la instalación construida por los alemanes. El búnker fue parte del Muro Atlántico, una obsesión de Hitler.

Se vende vivienda frente a la costa oeste de la isla de Guernsey, en el Canal de la Mancha. Es un piso espacioso, con dos habitaciones gigantescas, un hall de entrada, una cámara de almacenamiento e incluso una salida de emergencia. Dos bonitos y verdes campos exteriores típicos de la campiña y de dos acres (más de 8.000 metros cuadrados) completa la instalación.


El precio fijado es de 155.000 libras esterlinas (unos 200.000 dólares). Los interesados pueden ponerse en contacto con la inmobiliaria Swoffers. Solo hay un pequeño inconveniente. El espacio es ahora diáfano, aunque se puede entender como la oportunidad para diseñar el interior a su gusto. Para aquellos que duden, es importante que sepan que la casa tiene agua y luz.


En agosto de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán empezó a construir este búnker situado en la Rue de La Lague, en el municipio de Torteval, la más pequeña de las diez parroquias de Guernsey (situada entre Francia y Gran Bretaña) con 973 habitantes repartidos en una área de 3,1 kilómetros cuadrados.


 "Esta es una oportunidad única y emocionante para adquirir una parte de la historia de Guernsey", asegura la inmobiliaria. El refugio alemán se construyó "como un espacio de alojamiento para apoyar la red de estructuras de defensa en los alrededores y para proteger a las tropas en caso de bombardeo", añaden.


Originalmente, el espacio estaba equipado con sistemas de purificación de aire, duchas, inodoros, puertas a prueba de gases, teléfonos y periscopio. Pero ahora el búnker se ha limpiado y tiene instalada una bomba (de humedad, todos tranquilos) para garantizar que la instalación (que no tiene ventanas) se mantenga seca.


El hall de entrada tiene dos puntos de acceso, aunque uno de ellos ha sido bloqueado. Además hay una área interior donde estaba la zona de duchas, una habitación compartida que muestra dónde se montaron las camas para doce hombres y una cámara de almacenamiento con acceso a la escotilla de escape con puerta de metal que conduce a un túnel de salida. Fuera de la propiedad hay un camino de grava que conduce a los dos grandes terrenos exteriores que forman parte del complejo.


Durante la Segunda Guerra Mundial, las Islas del Canal (Jersey, Guernsey, Alderney, Sark y Herm) fueron la única porción de suelo británico ocupada por Alemania. La Wehrmacht, las fuerzas armadas nazis, las invadieron en 1940. La estrecha franja de agua (34 kilómetros en la zona más estrecha y 250 en la más ancha) se convirtió en el escenario de una intensa guerra costera con presencia de submarinos, dragaminas (barco destinado a limpiar el mar de minas) y lanchas rápidas de ataque.

 

La fortificación de estas islas formó parte del Muro Atlántico, una gigantesca cadena de puntos de refuerzo construida por los nazis para impedir que los Aliados invadieran el continente europeo desde Gran Bretaña. El proyecto se encargó en 1942 a la Organización Todt, dirigida por el ingeniero y militar Fritz Todt y dedicada a la construcción de infraestructuras, esclavizando más de 1,5 millones de personas para desarrollar sus operaciones.


Uno de los puntos más significativos del Muro Atlántico, que era una obsesión para Hitler, fue la torre de observación en Les Landes, en Jersey. También se edificaron búnkeres, blocaos (fortificaciones de madera y sacos terreros), casamatas (construcciones para armas defensivas), trincheras y túneles que total sumarían unos 15.000 edificios para los que se necesitó 11 millones de toneladas de hormigón y 1 millón de toneladas de acero.


(Fuente: La Vanguardia)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...