miércoles 18, octubre 2017 | Actualizado 17:27
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
ALERTA
Hubo incidentes en el juzgado de Esquel
#LecturaDV

Una patada de Cristina Kirchner para los anoréxicos y los bulímicos

29/09/2017 06:21 hs
La ex presidenta fue imprudente al decir que "una mujer jamás está demasiado flaca" durante la entrevista que le concedió a "Chiche" Gelblung por CrónicaTV.

"Una mujer jamás está demasiado flaca", dicho por la ex presidente en el reciente reportaje que le hizo Chiche, es una patada en el hígado de todos los anoréxicos y los bulímicos que luchan con su trastorno, y del 60% de los argentinos que padecen sobrepeso según la OMS. Al final, una frase idiota puede deprimirle el día a cualquiera. Se podría alegar que fue un simple coqueteo o que la frivolidad es una nueva máscara estratégica de la ex presidente para identificarse con las mujeres argentinas, muy preocupadas por su figura -o por las uñas-.

 

Al parecer la iniciadora de la frase fue la gran Cocó Chanel, pero produce vértigo quienes la repitieron: mujeres en el poder o casadas con el poder. La última a la que se le oyó fue a Nancy Reagan mientras su marido era presidente de los Estados Unidos, textualmente: "Una mujer nunca está demasiado delgada, ¡nunca!" Después de tanto discurso anti-norteamericano de nuestra ex presidente, venir a repetir esta frase ¡qué contradicción!

 

¿Pudo haber oído Cristina esta frase de labios de Nancy Reagan y mandar un mensaje tan espantoso defecándose encima de quienes tienen problemas muy graves con el peso corporal? Tal vez no de Nancy, sino de Wallis Simpson, que ya la había hecho célebre.

 

Wallis fue aquella dos veces divorciada que enamoró al Príncipe de Gales, coronado Eduardo VIII, y que debió abdicar al trono de Inglaterra por amor a ella. Hay quien declara que Wallis tenía tales delirios de grandeza que quería ser reina y manipuló a Eduardo, hay quienes dicen que él la usó a ella para dejar el poder, aunque, visto cómo resultaron las cosas, la única que salió ganando fue Wallis.

 

La verdad de esta historia es que la frase completa no es tal como la mencionó al tuntún la ex presidenta, sino que tiene una "colita" que tal vez ella omitió consciente o inconscientemente (y esto de verdad da miedo) y que debería hacer pensar dos veces al votante dado el historial negro de acusaciones por enriquecimiento ilícito que ella porta. La frase de cabecera de Wallis Simpson fue: "Nunca se es demasiado delgada ni demasiado rica".

 

*Patricia Suárez es escritora. Premio Clarín de Novela 2003.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...