martes 17, octubre 2017 | Actualizado 20:53
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

En primera persona, Pato Galván contó cómo adelgazó: "Estaba bien emocionalmente pero tenía angustia igual"

27/09/2017 16:40 hs
El periodista bajó más de 55 kilos en pocos meses y contó en primera persona cómo hizo.

Pato Galván contó en primera persona cómo hizo para adelgazar. "Cualquier que estuvo gordo, sabe que uno en alguna manera lo niega. No soy de fijarme mucho en la ropa, fui subiendo paulatinamente", comenzó el relato en diálogo con Hola Chiche (AM 950).


"Sabía que estaba gordo pero no tanto. Cuando me llamaron me dio mucha vergüenza porque no quería que los 144 kilos se vieran al aire", relató el periodista.


Acerca de su ingreso al programa y los primeros kilos que bajó, expresó: "La primera vez que me pesaron en el programa pesé 132, al primer mes bajé un montón. Con ejercicio y las viandas del Dr. Cormillot".


"Al mes, ya estaba en 122. Había bajado un montón. En los primeros análisis de salud estaba al límite con todos los valores", fueron los primeros días de Cuestión de Peso, donde le propusieron hacer el tratamiento al igual que un paciente.


En cuanto a su salud, reveló: "Empecé a solucionar un problema antes que me llegue".


"Fui buscando soluciones para solucionarme. Busqué pastillas sin azúcar, tenía a mano gaseosas cero", relató que fueron los sustitutos de su dieta diaria.


Galván admitió que la tarea no fue fácil, pero que trató de cambiar su mentalidad. Además de dormir bien. "Me empecé a decir ´es mentira, es mentira, no te voy a comer`. No es fácil pero bueno. Logré engañar a la mente y pude cambiar. Yo domestiqué la mente. Así se me despertó el olfato por ejemplo", narró.


"No comes con hambre, comes de gula. Es el desorden nada más. No dejo pasar tres horas sin comer. Eso te lleva a las 6 comidas. Entendí que estaba limpiando, me gusta la palabra depuración. El cuerpo te ayuda", consideró Galván.


En cuanto al porqué comía tanto, explicó: "Estaba bien emocionalmente. Había conseguido una estabilidad emocional importante, pero tenía angustia igual. No tenía a qué culpar y comía. La angustia era esa, me faltaba ocuparme de mí".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...