lunes 23, octubre 2017 | Actualizado 15:52
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

40 autos de alta gama, un avión y un barco, las pistas tras la detención del sindicalista Pata Medina

27/09/2017 07:09 hs
Una causa que empezó por extorsión se extendió, por una denuncia anónima, a la fortuna oculta del sindicalismo.

Ayer por la noche, el líder sindical de UOCRA La Plata, Juan Pablo "Pata" Medina, fue detenido tras atrincherarse en su casa de la localidad de Punta Lara acusado de extorsión. La otra causa que maneja la Justicia sobre el gremialista es la de la tenencia de 40 autos de alta gama, un avión y un barco.


Medina había sido denunciado por extorsión, una vez más, a una empresa constructora. Los magistrados federales se quejaban desde hace años porque los jueces provinciales "no avanzan" en la más de diez denuncias por extorsión que tenía el "Pata" Medina radicadas en La Plata, el feuda del sindicalista.


Ayer ante la amenaza del líder de la UOCRA La Plata de "quemar la provincia" y resistir el arresto, el juez federal de Quilmes Armella rechazó su pedido de eximición de prisión y unificó dos causas judiciales, acusándolo de los delitos de asociación ilícita, lavado de dinero y extorsión, que no son excarcelables durante la instrucción.


El sindicalista, que apoya la candidatura de Cristina Kirchner y antes estaba aliado al ex gobernador Daniel Scioli y al ex intendente de La Plata Pablo Bruera, tenía una causa en el juzgado federal de Quilmes por extorsión debido a que había impedido las obras de refaccionamiento de la estación Pereira del ferrocarril Roca perjudicando a cientos de vecinos. Había peleado a los tiros con dirigentes de la seccional Quilmes del mismo sindicato por las obras en la estación Pereira, que está en el límite entre las dos jurisdicciones judiciales.


A principios de septiembre, la fiscal federal de esa ciudad, Silvia Cavallo, recibió una denuncia anónima que agravó todo. Describía una supuesta maniobra de lavado de dinero y ocultamiento de bienes de parte del "Pata".


Con la ayuda de la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF), descubrieron que la empresa Abril Catering en vez de vender sandwiches de miga hacía enormes operaciones de cambio de cheques por efectivo sin estar autorizada por el Banco Central.


Así se puso la mira sobre los "directivos" de Abril Juan Horacio Homs, Liliana Beatriz Frontan y Gabriela Betsabe Masselos (pareja del primero). Pronto, se encontró que Abril tenía a su nombre cuarenta vehículos de alta gama, camiones utilitarios, un avión y un barco y se sospechó que eran una "pantalla" del gremialista.


La fiscal Cavallo sostuvo que los fondos de Abril provenían de maniobras financieras ilegales y extorsiones de Medina y su pareja y ex policía bonaerense María Fabiola García, dándole otra dimensión a la investigación. Según fuentes sindicales, García "era el nexo del "Pata" con un sector de la policía bonaerense" que, por ejemplo, hace diez años le permitió -por ejemplo- tomar la destilería de YPF de Ensenada y luego retirarse sin una sola denuncia en su contra. Los reclamos sindicales "aumentaron la obra en 300 millones de dólares".


Es más, María Eugenia Vidal al rechazar la homologación de un acuerdo salarial entre la UOCRA del "Pata" y la constructora Coninsa -que había ganado la licitación para la refacción de la estación de Pereira- que suponía que el Estado pagara un sobrecosto por las demoras y otros problemas ocasionados por el mismo sindicalista.


La fiscal siguió la pista de los supuestos testaferros del "Pata". "Homs y Frontan habrían incrementado desproporcionalmente su patrimonio en los últimos años, mediante la realización de actividades de intermediaciones financiera, de compra de cheques y descuento de cheques, por montos cercanos a los veinticuatro millones de pesos", destacó la fiscal según fuentes judiciales consultadas por Clarín.


Ahora, si el "Pata" Medina es detenido no podrá pedir más una exención de prisión a la Cámara Federal de La Plata, sino una excarcelación después de haber demostrado que no tenía intención de entregarse a la Justicia sin violencia.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...