sábado 16, diciembre 2017 | Actualizado 06:15
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La Concordancia imbatible

26/09/2017 21:33 hs
"Concordancia". Decisión de no permitir el regreso del radicalismo al poder.
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

escribe Oberdán Rocamora

Redactor Estrella, especial

para JorgeAsísDigital

  

80 años después, en su moderna versión, La Concordancia mantiene la potencia de una aplanadora.


Coalición superadora, corporativa e imbatible. Conjunción del Tercer Gobierno Radical, que preside Mauricio Macri, con la más poderosa empresa periodística. O sea con el periodismo.


Con Clarín, en primer lugar, que aporta los "fierros", tanto escritos como televisivos. Y con La Nación, que aporta los fundamentos consistentes y la ideología.


Entre las dos grandes marcas -Clarín y Nación- arrastran, para la relativa nobleza de su causa, al 95% de los repetidores que conforman el universo mediático.


El entendimiento primordial entre la política y la mediología, a través de La Concordancia, sirve para diluir definitivamente el kirchnerismo. Hasta su extinción.


Para vencerlo, y sobre todo "evitarle el regreso al poder". Como al radicalismo de los años 30.


Para la magna epopeya, a La Concordancia le basta apenas con recurrir el Código Penal. El riesgo del encierro de los principales exponentes emerge como el argumento demoledor.


Por lo tanto la Justicia deja de ser un mero complemento. Para elevarse como la tercera base del trípode.

 

En los 80, para vencer al peronismo, Raúl Alfonsín, El Providencial, presidente del Primer Gobierno Radical, recurrió a la acertada denuncia del pacto militar-sindical. Sopapo que resultaría letal.


A la innovadora Concordancia, en cambio, le basta con exhibirlo a Julio De Vido, El Pulpo, en la vitrina del juicio oral. Ante las maldiciones de los damnificados que necesitan declararlo culpable de antemano por la desgracia ferroviaria.


En lo que concierne a La Doctora, La Concordancia avanza con la "traición a la Patria". Estampilla que castiga infinitamente más que cualquier culpa por cuestiones de hotelería.


Contra los devastadores efectos de la Concordancia, los kirchneristas no pueden luchar. Y ante tanto fuego cruzado, los peronistas (que no son kirchneristas) tampoco asumen el riesgo de inmolarse. Porque esperan, también, la derrota anunciada de La Doctora.


Aquí la derrota se impone entonces como una construcción colectiva. Movilizada por la pasión de la venganza. Derivaciones de 12 años de redituable sometimiento.


La Concordancia inutiliza al kirchnerismo. Lo paraliza, hasta dejarlo desguarnecido y casi sin relato.

O se desliza a veces en la impotencia de replicar. Mientras los escándalos seriales del kirchnerismo llenan las páginas de todos los medios y ocupan las horas televisivas de todos los canales, la réplica por los escándalos contenidos que aluden al TGR llegan apenas a la otra cuadra.


Son misiles contra balas de cebita. Cañonazos contra bombitas de hidrógeno sulfurado (de mal olor).


Ninguna denuncia elemental del diputado Tailhade puede promoverse como contrapeso del accionar arrasador de La Concordancia. Que es, a esta altura, indestructible. Al menos transitoriamente. Hasta que el kirchnerismo, como "riesgo de regreso", sea nulo. O desaparezca (palabra para erradicar del diccionario).


La mediología exalta, aquí, la fortaleza de la política y la economía, con la sucesión de indicadores optimistas. Así sean ambas fortalezas ostensiblemente falsas. Como la certeza instalada de creer que en octubre el populismo va a retroceder. Y que a Cambiemos, gracias a La Concordancia, sólo le resta consagrarse.

 

El Lepenito

 

Los peronistas creen que les queda vida después de la derrota del kirchnerismo. Mucha.


Abiertamente, en su reducción intelectual, son muchos los peronistas que aguardan la caída anunciada de La Doctora, para plantear las bases del resurgimiento. Ahora, si a pesar de La Concordancia La Doctora gana, habrá que barajar de nuevo.


Lo que quieren estos peronistas es armar otra estructura. Sin ella, o con ella vencida. Sin la épica delirante que los condujo, junto al frepasito tardío y "los pibes para la Liberación", hacia la gestualidad revolucionaria que espantaba.

 

Sin embargo surgen, como suplantación, otros discursos. Son sustituciones que producen alarmas.


Sin ir más lejos, fue el discurso del senador Miguel Pichetto, quien deja de ser presentado aquí como "el duro Humphrey Bogart". Para ser, en adelante, El Lepenito (una fotocopia ajada de Jean Marie Le Pen, caudillo nacionalista francés).


El Lepenito trata de "resaca" a los inmigrantes desposeídos de los países limítrofes. Y asusta, por si fuera poco, a las amas de casa, con el enigma del protomontonerismo.


Fueron ideas liminares emitidas por el senador de referencia durante la presentación de "Movimiento". Una revista que se propone como vanguardia teórica y reflexiva del peronismo.

El remedio -como indica el lugar común- suele ser peor que la enfermedad.


El antibiótico de la derecha, para el cuerpo peronista, resulta tan perjudicial como el virus de la izquierda.

 

La Concordancia resulta eficaz para acabar con el kirchnerismo, y modelar, a su manera, al peronismo perdonable, republicano, hoy huérfano y en banda.


Pero La Concordancia no es apta, hasta ahora, para gobernar. En la materia, la justicia y los medios deben dejar a la política. Aunque sea bastante insustancial y se encuentre escasamente capacitada.


En tanto no surjan problemas inesperados, con su tablero de control y sus focus groups, el TGR se muestra infalible. Pero infortunadamente siempre puede pincharse algún neumático. Cumplir mal un encargo represivo.


Cuando surge algún problema que altere la medianía, suelen mostrarse perfectamente incompetentes para resolverlo. Detalle menor.

 

Cambio de preposición

 

Es preferible dejarse llevar. Apoyarla o soportarla en silencio.


Nadie puede, en la práctica, luchar contra la efectiva Concordancia.


Ni siquiera los sindicalistas que miran debajo del agua, en el Riachuelo. Los que sentían, con fundamentos, que iban "por" ellos. Y se preparaban para la pelea.


Los apretaban con denuncias. Con el plasma de la reforma laboral. Similar a la que tratan de clavar tanto en Francia como en Brasil.


Pero bastó que les iluminaran, desde la Concordancia, las cajas. Que les rasparan el prestigio a tres o cuatro sindicalistas para que fueran, en bloque, a entregarse.


Sobre todo después de las PASO. Ensayo inútil de orquesta que mostró triunfante al gobierno. Al extremo de hablarse del "Nuevo Macri (con fluor)", cliquear.


Entonces de repente los sindicalistas del peronismo se volvieron candorosamente sensatos. Comprensiblemente mansos. Perdonables y republicanos. Dadores voluntarios de gobernabilidad. En condiciones de competir con aquel inicial Sergio, Titular de la Franja de Massa, o el gobernador Urtubey, El Bello Otero. O el mismo Lepenito.


Decidieron, de pronto, amontonarse en "el despacho de Jorgito". Así llaman aún al ministro de Trabajo. Lo conocen desde que era un niño por ser el hijo del extinto Jorge Triacca.


De aquel "vienen por mí, voy por ellos" pasaron aceleradamente al cambio de preposición. Modificaron el "por" por el "con". Ahora la consigna queda así:


"Si vienen por mí, voy con ellos".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...