miércoles 18, octubre 2017 | Actualizado 17:29
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El duro relato de Alberto Cormillot sobre los últimos minutos de vida de su ex mujer: "Quedate tranquila, podés irte"

25/09/2017 07:24 hs
El doctor se quebró al recordar la dolorosa despedida de Mónika, su gran compañera de vida. "Me dejó un agujero en el alma", expresó.

El doctor Alberto Cormillot brindó una íntima y extensa entrevista con una revista donde dio detalles de cómo fueron los últimos instantes con vida de su ex mujer Mónika, madre de sus hijos y con la cual llevaba 41 años de separados, quien falleció el pasado 2 de septiembre a los 75 años.


En una entrevista exclusiva con Gente, el reconocido médico especializado en nutrición y obesidad contó los últimos minutos de vida de su ex mujer, quien murió por un cáncer de pulmón que se complicó con una neumonía, y no pudo evitar quebrarse.


"Estábamos esperando el final. Pasaron así cinco o seis horas... Hablé con un enfermero y me preguntó: '¿Está esperando a alguien? ¿Falta alguno de la familia?'. Mi hijo Adrián no podía venir: estaba hecho mierda. Entonces me acerqué a la cama de terapia donde estaba Mónika y le hablé casi al oído: 'Quedate tranquila. Podés irte. Adrián no va a venir, está llorando en casa'", comenzó su relato Cormillot.


Y continuó: "Al minuto mi hija (Reneé) me señala el aparato que mide el ritmo cardíaco. 'Mirá papá se detuvo, la línea está lisa'. Ya estaba todo. Después le pregunté al enfermero: '¿Por qué me dijiste si estábamos todos?'. Me respondió: 'Porque ellos siempre esperan a alguien. Lo vi infinidad de veces'", contó el nutricionista, evidentemente triste.


En esa conmovedora entrevista, Cormillot recordó el importante rol que Mónika tenía en su vida: "La extraño mucho. Muchísimo. Me dejó un agujero en el alma. ¿Viste que siempre dicen que nadie es indispensable? Mónika ponía en duda eso: era indispensable. Ella trabajó acá hasta el último día (por su clínica). Para mí, estuvimos 56 años juntos".


"Siempre nos llevamos bien. Eso no cambió. Ella manejaba todo, incluido lo económico. Le tenía confianza absoluta. Yo no sé hacer un cheque... Ahora tengo que aprender, y estoy grandecito. Me despedí, le dije que la quería. Ella no sabía que yo me estaba despidiendo. Estaba muy confusa, tenía falta de oxígeno, decía que se ahogaba", agregó el reconocido médico.


Mónika y Alberto se conocieron en 1961. Ella era alemana, nacida en Ausburg, y trabajaba en el Hospital Alemán como recepcionista, donde Alberto atendía como médico.


"Dos años de novios y nos casamos. Hicimos una luna de miel delirante para la época; la pagué parte al contado y otra en 32.000 cuotas. Fueron casi tres meses: México, Nueva York, San Francisco, Los Angeles, Londres, París, Madrid, Berlín, Munich, Ausburg, Milán, Roma, Nápoles, Capri, Egipto, Siria, Líbano, Grecia, la Costa Azul, Barcelona... y cuando volvimos estábamos sin un mango", recuerda hoy con alegría y a la vez melancolía uno de los médicos más famosos del país.


Enviá tu comentario
Seguí leyendo...