lunes 25, septiembre 2017 | Actualizado 01:22
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Presentó la renuncia Fernando Cartasegna, el polémico fiscal que había denunciado ataques

01/09/2017 15:55 hs
La gobernadora María Eugenia Vidal debe resolver si acepta o no la dimisión.
El fiscal Fernando Cartasegna, investigado por diversas irregularidades en las UFI 4 Y UFI 9 de La Plata, presentó este viernes la renuncia ante la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia. La gobernadora María Eugenia Vidal debe resolver si acepta o no la dimisión.

En caso que Vidal no acepte la renuncia Cartasegna continuará suspendido a la espera del jury iniciado en su contra y afrontará públicamente los cargos que pesan por su mal desempeño. En caso que la renuncia sea admitida el jury quedará abstracto.

El fiscal, que había sido internado en un hospital psiquiátrico tras el inicio de dos investigaciones por irregularidades en su trabajo, finalmente buscó apartarse del ministerio público y atenerse a una jubilación.

El trabajo de Cartasegna estuvo bajo la lupa por diversas irregularidades que se detectaron tras dos supuestos ataques contra su persona. Por ejemplo: se detectaron muchas carátulas de causas en blanco que podrían ser utilizadas para armas algún expediente de "manera ilegal".

Pero quizá, el mayor inconveniente fue el extravío y posterior aparición de la causa que investiga las circunstancias en las que se produjo la desaparición y asesinato del joven estudiante de periodismo Miguel Bru en el año 1993.

El nombre de Cartasegna comenzó a estar en los titulares de los diarios cuando denunció que fue atacado en su despacho y recibió amenazas que decían que iba a terminar muerto como el fiscal Alberto Nisman . La secuencia comenzó el miércoles 3 de mayo, cuando apareció maniatado, golpeado y semi desvanecido en su despacho de los Tribunales de esta capital. Junto a él fue encontrada la palabra "Nisman" escrita con azúcar sobre el piso.

Antes de que tuviera lugar este altercado, aparecieron pegados en el frente de su despacho una serie de panfletos intimidatorios que sugerían que el fiscal "iba a ser el próximo Nisman".

Los investigadores judiciales pudieron determinar que esos carteles habían sido impresos en las computadoras del propio fiscal. A partir de entonces, el funcionario judicial comenzó a ser mirado de otra manera y sus dichos fueron puesto en tela de juicio por más de un colega.

Finalmente se inició un proceso de Juicio Político impulsado por la Procuración General a cargo de Julio Conte Grand, por las múltiples irregularidades encontradas en las fiscalías que tuvo a cargo el fiscal.

(Fuente: DyN)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...