martes 26, septiembre 2017 | Actualizado 04:25
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Retiraron los cuerpos de la avioneta y evalúan dejar partes del fuselaje en el pantano

23/08/2017 06:27 hs
Los restos más pesados de la nave quedaron enterrados a cinco metros de profundidad y es muy difícil recuperarlos.

El peso de los motores y la velocidad a la que impactó la avioneta contra un pantano provocaron que los motores quedaran enterrados a unos cinco metros de profundidad. Por eso, se evalúa la posibilidad de que esas partes, las más pesadas y más enterradas de la aeronave hallada en la costa norte del río Paraná Guazú, no sean retiradas del lugar. Los cuerpos ya fueron retirados del lugar y trasladados a la morgue de San Isidro.


La maniobra que requeriría su remoción, en principio con un helicóptero que hiciera la fuerza necesaria para desenterrarlas, podría resultar insegura y poner en riesgo a quienes realizaran ese trabajo. Fuentes de la investigación aeronáutica dieron a conocer esta posibilidad, y agregaron que la recuperación de cuerpos de las tres personas que viajaban en el avión está terminada.


Tal como ocurrió desde que la aeronave fue hallada el sábado por la tarde, personal de la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil (J.I.A.A.C.) incluida su titular, Pamela Suárez, y la jueza Sandra Arroyo Salgado, que encabeza la investigación judicial, pasaron el día en la zona del pantano. Según trascendió, fueron retiradas varias piezas de los restos del avión de pequeño porte, que durante esta madrugada arribarían al aeropuerto de San Fernando, donde la J.I.A.A.C. montó un laboratorio en el que se llevarán a cabo los peritajes aeronáuticos, según información de Clarín.


Esos trabajos, que determinarán por qué se estrelló el avión Mitsubishi LV-MCV que piloteaba Matías Ronzano, cuyo copiloto era Facundo Vega y con Matías Aristi como único pasajero, podrían demorar entre seis meses y un año, según estimaron desde la J.I.A.A.C. Juan Pedro Irigoin, titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) había deslizado en una entrevista radial que el avión "estaba en muy buen estado y muy bien mantenido" y agregó que "al ser un avión difícil, habrá que estudiar si la cantidad de horas que tenía el piloto no fueron parte de las causales".


Pía Ronzano, hermana del piloto, salió al cruce de esa hipótesis: "Descarto 100 por ciento la posibilidad de que haya sido un error humano. Mi hermano era muy autoexigente y responsable, muy metódico. Quiero saber por qué en ninguna cámara de seguridad del aeropuerto de San Fernando -del que despegó la aeronave- se ve el avión entero. Quiero saber si hay algo raro allí, y también queremos qué pasó durante la búsqueda: la ANAC dice que pasó 60 veces por la zona donde finalmente lo hallaron, ¿no lo vieron nunca? Dicen que la búsqueda fue exitosa, pero demoró 26 días", enfatizó, en diálogo con Clarín.


Por su parte, Mariano Lizardo, abogado de los Ronzano, sostuvo: "Estamos en la etapa de contener a la familia, pero si vemos que durante la búsqueda del avión, antes de su despegue o durante el vuelo, el Estado cometió alguna irresponsabilidad, vamos a ir por la cabeza de ese funcionario". Aún no se ha iniciado ninguna acción legal por fuera de la investigación judicial, en la que las tres familias son querellantes.

TAGS
avioneta desaparcida, cuerpos retirados, fuselaje,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...