viernes 15, diciembre 2017 | Actualizado 07:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

¿Peligro en el aire? los pilotos "riesgosos" que también buscan a la avioneta desaparecida

28/07/2017 21:29 hs
Para la ANAC, el rastrillaje privado es un "riesgo enorme", pero el piloto que comanda la flota voluntaria lo desmiente.
A cuatro días de iniciado el misterio, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) continúa buscando el avión Mitsubishi matrícula LV-MCV desaparecido desde el lunes en la zona del Delta con dos pilotos y un pasajero. Sin embargo, existe una búsqueda paralela.

Se trata de una flota de pilotos privados con 16 aviones aeroaplicadores, es decir, fumigadores, y dos helicópteros que siguen la guía de un comandante con 36 años de experiencia e íntimo amigo del padre de Matías Ronzano.

Cabe recordar que dicho piloto estaba al mando del MCV cuando a las 14.40 del lunes, cinco minutos después de haber despegado del aeródromo de San Fernando, se convirtió en un fantasma para los radares de esa zona, para los de Aeropaque y los de Ezeiza.

El equipo liderado por el comandante ya cubre 600 kilómetros de búsqueda, mientras que la oficial amplió su radio inicial de unos 80 a 140 kilómetros, desde la zona del Río Paraná hasta Paraná y la zona del Río Uruguay hasta Gualeguaychú.

Sucede que la legión de aeronaves privadas escapa al control de la ANAC, lo que presentaría un riesgo en el aire para quienes se sumaron voluntariamente a la búsqueda de Ronzano, la de su colega Emanuel Vega y la del hijo del empresario de Bragado, Matías Aritsi, y también para los pilotos del Cuerpo Argentino de Rescate (SAR).

"Hay un grupo que quiso buscar por su parte y lo hizo, lo cual genera un riesgo enorme porque puede provocar accidentes al no tener la coordinación de la ANAC", dijeron fuentes de ese organismo de control al diario Clarín.

El jueves la ANAC había informado que esos aviones se sumarían a su búsqueda. Pero no fue así. "Pedimos que se pongan en contacto con nosotros para no malgastar recursos, coordinar la búsqueda y evitar un peligro inesperado. Les seguimos pidiendo que lo hagan", insistieron este viernes. El peligro es que "los aviones civiles pueden interferir en las zonas específicas de búsqueda cuando las aeronaves públicas están volando ahí".

Con base en San Luis, con la ayuda de otro piloto equipado, dos celulares y una computadora en la que carga el plan de vuelo de los siete aviones que buscan a la vez, Eduardo Génova asegura que no se sumaron a al plan de contingencia oficial porque "la ANAC no sabe organizar la búsqueda".

Alegó que el martes 25 "enviamos la lista con las aeronaves disponibles y hasta un grupo de empresas donó 5.000 litros de combustible. La respuesta fue negativa porque a la ANAC le parecía peligroso sumar esta cantidad de aviones a los que ya estaban en la zona. Esto es porque no saben hacerlo. Si no tenés disponibilidad es una cosa. Tenían sus aviones parados".

En tanto, Génova niega que exista peligro ya que ellos no buscan dentro del mismo espacio aéreo que la ANAC. La búsqueda oficial sigue el plan de vuelo que habían declarado los pilotos del avión desaparecido, de San Fernando a Las Lomitas. Ellos siguen un camino alternativo, "directo" que es el que Ronzano habría podido tomar en realidad.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...