domingo 17, diciembre 2017 | Actualizado 20:26
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
¡Arde Tele!

La Tota Santillán rompió el silencio desde la clínica psiquiátrica

24/07/2017 09:09 hs
Grabó un mensaje de audio y volvió a arremeter contra su ex suegro, a quien acusa de ser el causante de sus males.

La Tota Santillán no está pasando un buen momento. Después de un episodio en el que lo detuvieron robando mercadería en un local de Vicente López, quedó internado en un neuropsiquiátrico. Días después fue trasladado a la clínica Avril, donde permanece hasta la actualidad. Desde ahí le envió un mensaje de audio a Mauro Viale y el conductor lo compartió en su programa.

 

"Hola, te habla La Tota. Primero te quiero saludar y agradecerte por todo lo que estás haciendo por mí y que sepas que no me voy del departamento porque fue comprado por un testaferro de mi suegro, Jorge Mariano Fiasche, el abogado de La Salada", dice el presentador en el mensaje.

 

Y sigue, nuevamente contra su ex suegro: "La misma persona que hace siete años me viene volviendo loco y me viene perjudicando en mi ser. Ese es el abogado que tiene secuestradas a mis hijas. Todo lo que me está ocurriendo a mí se debe a Jorge Mariano Fiasche, que está amenazando a los pibes que trabajan conmigo. Atención, lo que me pasó en Olivos... preguntá dónde está la dirección de su estudio, del abogado Jorge Mariano Fiasche. En Olivos".

 

Luego le hace un pedido a Viale: "Lo único que quiero es hablar cara a cara con Ritondo", dice, en alusión al Ministro de Seguridad bonaerense. "Necesito cobrar también, que me deben", agrega.

 

Por último, se despide con el deseo de ver pronto al conductor: "Ojalá mañana me puedas venir a visitar. Te quiero mucho amigo, gracias".

 

No es la primera vez que la Tota acusa a Fiasche de ser el causante de sus males. Recientemente, en una carta que escribió desde la clínica, se expresó en el mismo sentido.

 

"Estoy acá a causa de La Salada", indicaba en el texto.

 

Sus hijos explicaron en diversas declaraciones que su padre tiene un diagnóstico de paranoia, con lo cual, sus palabras deben considerarse dentro de este marco.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...