miércoles 22, noviembre 2017 | Actualizado 17:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

'El bombazo', mitos y rituales de la nueva modalidad de robo de los motochorros colombianos

09/07/2017 08:23 hs
Así llaman las bandas a las salideras bancarias. Siguen a las víctimas desde el microcentro y rompen los vidrios de los autos de un golpe.

Leonardo enciende cuatro velas y las deja paradas en el piso. Luego vacía una botella de agua sobre la vereda y reza. Está en una de las puertas del cementerio de la Chacarita. "Señor: te pido para que la Policía y mis enemigos no puedan verme ni tocarme; para no tener que lastimar a ninguna de mis víctimas, y que ellas puedan generar en poquito tiempo el doble del dinero que le quitamos".


El ritual siempre es de noche. Leonardo lo ha repetido en cementerios públicos de todos los países a los que viajó a robar. Se trata de una costumbre de "Los Internacionales", como se denomina a los ladrones colombianos que asaltan por el mundo, como él. Antes de irse ruega por su moto. Le pide a Dios "no fallar durante los trabajos y volver a casa sano y salvo". Siempre la deja estacionada a 200 o 300 metros del cementerio porque el lugar, dice, puede transmitirle malas energías.


A la mañana siguiente se subirá a su moto, como todos los días. Se hará la señal de la cruz antes de ponerla en marcha. Le hablará y la acariciará: "Vamos compañera; ayúdame". Y después, sí: pondrá primera y se irá a robar maletines al centro porteño.


Leonardo lo narra en presente pero la escena es del pasado. Lleva más de un año detenido en una cárcel que depende del Servicio Penitenciario Federal, donde recibe a Clarín. La modalidad que lo trajo a este lugar es "El bombazo", la misma que utilizaron tres de sus compatriotas y un argentino el 22 de junio, en Retiro. Lo único distinto fue el final: dos colombianos murieron luego de que la víctima del robo, a quien le habían quitado un maletín con 40 mil pesos después de romperle uno de los vidrios de su auto, embistiera a la moto en la que escapaban. Al caer, fueron arrollados por una camioneta.


El caso fue el más visible, por la ubicación y la cobertura mediática, pero no el primero en el que ladrones colombianos mueren mientras escapaban de un robo. En noviembre de 2015, por ejemplo, Edwin Fernando Ortiz Ochoa (29) rompió el vidrio de una camioneta que habían marcado en el microcentro y fue asesinado por el custodio del hombre que conducía. Ocurrió en Carranza 2235, Palermo. En abril de 2014 el muerto fue identificado como Juan Escobar Pedraza. Cayó en Yerbal y Calderón de la barca, Villa Luro. Había recibido un disparo tras romper el vidrio del auto de un empresario que minutos antes había salido de una financiera. También hubo otros episodios que terminaron con ladrones heridos de bala.


Leonardo recuerda sus épocas en la calle mientras come medialunas como si fuera un argentino más. Dice que cuando recupere su libertad le gustaría viajar a robar a Australia. Está sentado a metros de un baño al que los presos se turnan para ingresar y salir con sus visitas mujeres. Recién, una parejita, al notar que no hay penitenciarios a la vista, se sacó una selfie con un celular. También hay nenes. Uno, de cinco o seis años, parece estar más pendiente de su spinner que de su papá.


Leonardo observa todo sin dejar de hacer comentarios: dice que en Colombia a las bandas de salideras bancarias se las llama "bandas de fleteros" y que en los últimos años muchos de los más exitosos aterrizaron en Buenos Aires y se instalaron. Desde un principio los sorprendió la cantidad de dinero en negro que se mueve en el centro porteño, y que "cualquier gil", como dicen, salga de una "cueva" o una financiera con una fortuna. Con los botines robados invierten en Colombia y compran propiedades y comercios. "Además acá la Policía es re corrupta y no hace falta usar armas para robar. En Colombia sí, porque es más común que la víctima se resista", concluye. Por eso, asegura, llegaron a ser más de 40 bandas de colombianos dedicándose a lo mismo, con el Obelisco de testigo.


Las víctimas de los "fleteros" no son marcadas en los bancos. Siempre hay alguien que los está mirando al entrar y al salir. En las financieras y "cuevas", lo mismo. Según "la pinta", lo seguirán o se quedarán esperando alguien que los convenza a hacerlo. El "marcador" es el único que se encuentra en la zona céntrica. Cuando se decide por una víctima llama a sus cómplices, que esperan en los alrededores, y da las características del auto a seguir.


Según la jerga de los "fleteros", a la víctima se le dice "el gil"; a los que conducen las motos, "motoristas". "Compradores" es la definición para los que rompen el vidrio y roban el maletín o mochila. Además, bautizan a las zonas donde muere algún compatriota durante un asalto y cada avenida tiene un nombre. Corrientes, por ejemplo, es "Papas".


Los cristales de los coches se rompen con un certero golpe. Generalmente usan un lápiz cortavidrio que compran en ferreterías de confianza, y que en la jerga denominan "tutiavidrio". El estallido bautiza a la modalidad: "El bombazo". Cada equipo de "fleteros" cuenta con un auto que le hace apoyo a las motos.


En un principio los colombianos desistían de sumar ladrones argentinos. Creían que no tendrían problemas en darle información a la Policía a cambio de un beneficio y buscaban evitar que los copien. En los últimos meses cambiaron de opinión y los sumaron como conductores. Los reclutan en las cárceles o en las villas.


Leonardo cuenta que lo hicieron al cansarse de los policías de civil del centro, que les exigían dinero para dejarlos seguir cada vez que los veían en un auto. "Nosotros buscamos la plata en los maletines y ellos, en nosotros. Que sean corruptos no nos molesta. Nos molesta que no tengan códigos y nos pidan plata todos los días, sin dejarnos recuperar lo que les dimos el día anterior", aclara.


A la víctima la pueden seguir hasta el Conurbano si es necesario. Los maletines siempre se guardan en un departamento u oficina céntrica. Se dejan de a uno y se vuelven a buscar víctimas. El promedio diario es de tres robos. Al final de la jornada la banda se vuelve a juntar. Ponen salsa y abren algunas cervezas para relajarse. Cuentan el dinero y lo reparten en partes iguales. El equipo completo estrena teléfonos celulares y chips nuevos cada lunes a la mañana. Al viernes siguiente los tiran, para despistar a los policías. Es ley: está prohibido regalarlos o venderlos.


Son los últimos minutos de la visita y Leonardo se ríe cuando señala a los presos argentinos que están aquí por robar motos. Dice no entenderlos: que mejor es robar dinero y con ese botín comprarse una moto legal, como hacía él y sus compañeros. Las motos que usan en los robos son de agencias oficiales, y los papeles salen a nombre de argentinos que a cambio reciben doscientos dólares. Tampoco dice entender a los que viven peleando en la cárcel, y tienen mala conducta: "A nosotros nos gusta ser la mafia afuera, porque el dinero está en la calle, no adentro del penal", justifica. Y concluye: "Los Internacionales no somos de lo peor del hampa: no le robamos la jubilación a las abuelitas y no matamos a nuestras víctimas para asaltarlas. Ni siquiera las herimos. Sólo vamos por la plata grande".


(Fuente: Clarín)

TAGS
el bombazo,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...