miércoles 20, septiembre 2017 | Actualizado 02:29
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Crimen de la joven embarazada: los sospechosos salieron a tener sexo con un gomero pero ¿qué pasó después?

08/07/2017 06:51 hs
La coartada del matrimonio comenzó a caer y cada vez hay más sospechas sobre su testimonio.

El matrimonio de Adrián Torres y Natalia Cottone siempre estuvo en la mira. Ellos vivían en la casa en la que apareció muerta Ayelén Roldán, una joven de 19 años que estaba embarazada. Según la declaración de esta pareja, fueron los últimos que la vieron con vida y fueron también los que la encontraron muerta, el martes a la mañana, en su casa de Glew. La habían dejado al cuidado de sus cinco hijos, pero también habían dicho que antes de irse habían tenido sexo con ella. Sin embargo, su coartada comenzó a tener puntos oscuros.


Hasta ahora, su testimonio era convincente: según le dijeron a la fiscal María Laura Alfaro y también declararon a los medios, se fueron de la casa a las 20.30 del lunes para buscar a una tercera persona para seguir con su raid de relaciones sexuales. Volvieron ya de madrugada y se encontraron con el cuerpo de Ayelén. Esa tercera persona declaró en la causa: es un gomero de Glew que reconoció haber tenido un encuentro sexual con Adrián y Natalia, pero que eso ocurrió entre las 2 y las 3 de la madrugada del martes.

 

El dato llamó la atención de los investigadores: "La coartada sólo está chequeada durante esa hora. Todavía hay una brecha horaria hacia atrás y hacia adelante que la fiscal debe cotejar con otras evidencias, más allá de los dichos de los sospechosos", reconoció a Télam una fuente judicial.

 

Pero este es apenas un indicio para sustentar solo una de las cuatro hipótesis con las que trabaja la fiscal Alfaro. Para sumar pistas solicitó informes de las empresas de telefonía de los celulares de esta pareja para determinar si le aportan algún dato útil para poder geolocalizarlo durante la noche del lunes y la madrugada del martes, aunque por lo que pudieron averiguar los investigadores, Torres y Coronel "no usan mucho los celulares".


También hay sospechas sobre Hernán Valett, el novio de Ayelén, que estuvo detenido el martes a la tarde y fue liberado a las pocas horas. Valett estuvo preso por robo y cuando lo fueron a buscar a su casa le encontraron rasguños en su espalda, aunque inicialmente no serían compatibles con un instinto defensivo de la víctima. Una tercera hipótesis podría ser que a Ayelén la mataron durante un robo. El matrimonio dueño de casa denunció que faltan algunos objetos en la casa, aunque ni las puertas ni las ventanas fueron violentadas.

 

La cuarta hipótesis es que Ayelén haya sido asesinada por un conocido que entró a la casa mientras la pareja no estaba. La fiscal admitió que es un caso "muy confuso" y que no siempre se resuelven "en 24 o 48 horas", en relación al reclamo de los vecinos que terminó con varios autos quemados frente a la comisaría 7ma de Glew.

 

El jueves, todos los sospechosos, el matrimonio y Vallet, se sometieron en forma voluntaria a la extracción de muestras para la obtención de sus perfiles genéticos. Esos resultados serán cotejados con los restos de ADN que se encontraron en la víctima. Según la autopsia, Ayelén fue ahorcada con un cable e intentó defenderse. El agresor presionó su cuello durante un minuto. La investigación todavía tiene varias horas en blanco.

 

(Fuente Clarín)

TAGS
crimen ayelen, joven embarazada de glew,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...