miércoles 22, noviembre 2017 | Actualizado 17:15
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Dr. Roberto Quiñones Molina: "La actitud positiva representa parte del éxito de la rehabilitación"

04/07/2017 09:28 hs
El reconocido neurocirujano, radicado en Argentina, afirma que ver "el vaso medio lleno" es vital en la rehabilitación.

La psiconeuroinmunología es una disciplina de caracter holístico, con gran aceptación en el mundo, que estudia la interacción entre los procesos psíquicos, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino del cuerpo humano. Todo ello configura un sistema integral y debe ser tratado como tal.


Nuestro entrevistado, el Profesor Dr. Roberto Quiñones Molina es un referente de renombre mundial en el campo de las neurociencias. Es Director Médico del Centro de Rehabilitación REBIOGRAL, en Buenos Aires. Fundador del CIREN (Centro Internacional de Restauración Neurológica) de La Habana, Cuba. Miembro titular de la Sociedad Neurológica Argentina. Miembro de la Movement Disorder Society y recientemente obtuvo su título de Profesor Universitario (Universidad Isalud).


En su centro de rehabilitación, atiende pacientes de ACV (Accidente Cerebro Vascular), Parkinson, Alzheimer y diversas problemáticas traumatológicas que provocan incapacidad. Su visión es a favor de inculcar y propiciar la actitud positiva en sus pacientes para obtener mejores resultados.


¿Cómo influye la actitud positiva en la rehabilitación de un paciente?


Mira, te voy a dar mi opinión subjetiva al respecto y es la opinión de haber trabajado con enfermos crónicos y con pacientes con dolor por más de 32 años. La actitud positiva ante las enfermedades, ante el dolor y ante la vida misma es un 40 por ciento mínimo del potencial recuperable o mejorable de cada ser humano.


Hemos visto a lo largo de nuestra carrera, que las personas que son positivas, que suelen ver "el vaso medio lleno", siempre tienen más potencial recuperable, mejorable o rehabilitable que aquellas que ven "el vaso medio vacío". Es más, estos casos negativistas requieren mucho más esfuerzo de parte del equipo médico interdisciplinario que los atiene, porque en muchos casos hay que hacerles ver que estos pueden ser signos indirectos de un cuadro de depresión o de angustia. Y requieren en muchos casos, el concurso de un profesional en el tema, de un psicólogo o de un neuropsicólogo. Y en el caso de una persona con actitud positiva, esto se obvia. No es necesario y se facilita mucho más el trabajo de los otros profesionales del equipo, de los kinesiólogos fisiatras, de las terapistas ocupacionales, de los psicomotricistas.


Creo que la actitud positiva, mínimamente influye a favor de la recuperación en un 30 a un 40 por ciento. La OMS (Organización Mundial de la Salud) define a la salud como "el estado de equilibrio físico, psicológico y social"del paciente. Y donde hay una actitud negativa, claramente hay un desequilibrio y por lo tanto es mucho más difícil el abordaje.


Por lo tanto, uno de los objetivos que se cumplen en nuestra clínica, es mostrarle siempre al paciente "el vaso medio lleno", esa mitad positiva que todo problema tiene en la vida.


¿El enfoque de su equipo es holístico, a través de una terapia centrada en la persona?


Exactamente, creo que dijiste el nombre correcto. Siempre nuestro fundamento de trabajo es el tratamiento integral, holístico del paciente, donde hay que conocerlo en profundidad. Su dolencia física, su carácter, sus preferencias, su psicología, sus gustos. Entonces en base a eso tratamos de personalizar los tratamientos para que sean mejor recibidos por los pacientes. Cuando uno hace un abordaje de esta naturaleza obtenemos una respuesta más positiva del paciente.


Como especialista en neurociencias, ¿Tiene una base científica la actitud positiva en la recuperación de un paciente?


Absolutamente. Cada vez se le da más valor al sistema neuroendocrino. Se habla de que si uno está con una actitud positiva o cierto nivel de optimismo lógico y racional, funciona mejor también el sistema inmunológico. Por lo tanto, los anticuerpos, los mecanismos de defensa celular (linfocitos B, linfocitos T) están en una mejor condición de enfrentar enfermedades, ya sean infecciosas e incluso algunos tumores. Además influye en un mejor funcionamiento del sistema endocrino; de las glándulas de secreción interna, como la tiroides, la suprarrenal o la hipófisis, que es la glándula central o coordinadora del resto de las glándulas.


Cuando hay un equilibrio óptimo entre el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el sistema endocrino, siempre la persona va a tener muchas más reservas y muchas más posibilidades de enfrentar una discapacidad, de vencer o enfrentarse a un dolor o incluso a un cáncer. Siempre se trata, en la terapia contra el cáncer, de mantener a la persona -dentro de sus características- lo más optimista, lo más positiva precisamente, para que tenga más chances.


Una persona depresiva tiene menos defensas, porque su sistema inmunológico está debilitado. Ese caso tiene menos chance de salir adelante.


En definitiva. ¿Somos lo que pensamos?


Somos lo que pensamos. Y no es que esto sea una simple hipótesis. Está probado por los endocrinólogos, por los neurólogos, por los psiquiatras; que hay una armonía y un equilibrio integral entre el sistema nervioso central, el sistema inmunológico y el sistema endocrino.

Sería lo que postula la psiconeuroinmunología


Exactamente. Esto que te he hablado parte de los conocimientos de la psiconeuroinmunología. En el país, desde hace años en el marco de esta súper especialidad o máster se forman profesionales dentro de este trabajo interdisciplinario de equipo. Con las herramientas y los conocimientos para abordar integralmente, dentro de estas tres especialidades, a las enfermedades, patologías y secuelas en general. Creo plenamente en esta nueva disciplina.


Entonces en Latinoamérica y Argentina particularmente, ya hay profesionales como usted, que están aplicando tratamientos basados en la psiconeuroinmunología.


Sí, si. No es que yo sea un máster en esto. Pero nosotros enfocamos nuestro trabajo desde el área de las neurociencias, la neurología y el trabajo en equipo, interdisciplinario y en contacto con otras especialidades. Por ejemplo la psiquiatría, en la cual acá tenemos profesores interconsultores. O también en endocrinología, donde buscamos que nuestros pacientes sean atendidos dentro de esta visión integrativa y holística de la medicina.


Fuente: VidaPositiva

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...