viernes 21, julio 2017 | Actualizado 21:44
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Jorge Mangeri, desde la cárcel: "No soy un asesino ni un violador"

09/03/2017 21:20 hs
El condenado por el crimen de Ángeles Rawson negó su participación en el asesinato ocurrido en 2013.

Jorge Mangeri, el portero condenado como autor del crimen de Ángeles Rawson, ocurrido en un edificio del barrio de Palermo el 10 de junio de 2013, habló desde la cárcel: negó su participación en el asesinato e insistió en su inocencia.


"No soy un asesino. No soy un violador. Cuando ocurrió este aberrante crimen tenía 46 años de buenas costumbres, jamás tuve un problema con la ley, no cometí un delito ni pisé una comisaría. El único problema que tuve fue una infracción de tránsito. En el edificio había chicas de la misma edad de la víctima. Yo trabajaba en el edificio de enfrente, altura 2337, donde había chicas de la misma edad, que vivían solas, estudiantes. Estuve 11 años parado en la puerta del edificio y la cantidad de mujeres impresionantes que han pasado por esa puerta del edificio... Nadie puede decir nada de mí", contó en diálogo con Infobae.


Asimismo, se refirió a la noche en la que se dio por sentado que el hombre se declaró culpable. "Es una mentira. De todas las situaciones ilegales dentro de la fiscalía hice lo que me dijeron que haga. Eso fue uno. Me empecé a dar cuenta de las irregularidades que hubo esa noche. El ADN lo plantaron. El servicio de huellas digitales genético de la Nación hizo las cosas mal y se comprobó en el juicio. Si sólo digo eso, la gente dirá que estoy loco. Estuve con la fiscal María Paula Asaro y me imputó por un delito. Me quedé desde las 12 de la noche hasta las 5 y media de la madrugada que quedé detenido ilegalmente. Fui sometido por el subcomisario de homicidios de la PFA, Martín de Cristóbal, a cobardes amedrentamientos dentro de la fiscalía, apretándome, torturándome psicológicamente durante dos horas", relató.


"Me decía que yo me tenía que "hacer cargo", que la había matado, que la había violado, que si no me declaraba culpable mi esposa sería detenida porque había mentido. Me habló mal de la víctima. Me decía que quizá era una provocadora: 'Yo sé cómo son las chicas, son calientapava' y 'decí que fue un accidente' porque 'se te fue la mano'. Me decía que dijera que le pegué una piña", agregó.


"Yo estaba solo. Yo era un testigo, no estaba imputado todavía. Si era testigo, no tenían por qué allanarme la casa a las nueve de la noche. Violaron todas las garantías y derechos constitucionales. Ahí me di cuenta de que la fiscal era parte de ese juego perverso. Que el asesino era yo y el delito me lo tenían que poner a mí. Estaba todo armado desde la fiscalía, para que saliera esa noche como responsable del hecho. Cualquier cosa que hubiese dicho esa noche les venía bien para imputarme del crimen. Fue lo mejor para todos. Menos para mí", sostuvo.


Además apuntó contra los encargados de investigar el caso. "Junto con el juez conocido Luis Yrimia, estaba en el Juzgado Nº 30 y la fiscal de instrucción era María Paula Asaro. En una causa, fueron apartados y luego desplazados por mal desempeño de sus funciones, hicieron desaparecer pruebas, desviaron la investigación, plantaron testigos falsos, destrucción de fojas y prevaricato. O sea, dictaron una resolución judicial sabiendo que era injusta. En esa ocasión, Asaro hizo lo mismo que en mi caso. Esos son antecedentes. La fiscal que armó esta causa tenía antecedentes", indicó.


También apuntó contra el ex secretario de Seguridad, Sergio Berni, el padrastro de la víctima, Sergio Opatowski, y quien fuera su abogado, Miguel Ángel Pierri.


Sobre la relación de Berni y Opatowski, dijo: "Me llama la atención que haya estado dos horas en la casa de la víctima. Aclaro que utilizo el término de víctima, no en forma despectiva, sino que, cuando la nombré por su nombre en el juicio, mucha gente se puso mal. Entonces para que no haya ningún tipo de mala interpretación utilizo la palabra víctima. Berni les alquiló un hotel a la familia por 15 días. Perfecto que lo haga, pero ¿cuántos casos iguales hubo? ¿Le dieron esa posibilidad a la madre de Melina? ¿En cuántos casos así intervino Sergio Berni? ¿Por qué en este caso sí y en los otros 350 casos no actuó de la misma manera?".


Y sobre Pierri, denunció su inactividad. "Hubo un arreglo tácito ente los abogados, los jueces y la fiscalía. Eso existe con los juicios abreviados y te reducen la pena si te declarás culpable. No sé de dónde viene la amistad, pero me llama la atención que Pierri defenestraba el trabajo de la fiscal, lo corroboró pero nunca la denunció", aseguró.


"En su momento a Pierri le servía utilizarme a mí. Pero vinieron un millón de abogados a verme. Hubo uno -se refiere a Juan José Ferrari- que habló con mi esposa que ya sabía que estaba implicada la política y la policía en mi causa. En ese momento, pensé que estaba loco. Tenía razón. Habló con mi esposa una hora; cuando le comunicó que tenía abogado defensor, fue a la televisión a decir que era un asesino. Si me venía a defender sabiendo que era un asesino, es un mal tipo. Y si sabe de mi inocencia y después dice que era un asesino, es un mentiroso", añadió.


"Yo quiero hablar. Quiero hablar sobre las irregularidades y pruebas concretas, todo esto que les pasé en el informe, se sigue haciendo en la Argentina. Hay peritos que plantan pruebas. El verdadero estado de derecho no existe en este país. Es una mentira", concluyó.

TAGS
angeles rawson, jorge mangeri,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...