martes 28, marzo 2017 | Actualizado 07:09
Usuario
Bienvenido
T 22°C H 82%

¿Por qué los gatos se asean con tanta frecuencia?

24/02/2017 07:48 hs
Los felinos pueden pasar horas acicalándose. Es común creer que sólo se trata de un método de higiene tiene algo más detrás.

Quienes tienen un felino en el hogar no pueden dejar de notar la cantidad de tiempo que pasan acicalándose. Casi el 50 por ciento de las horas que se encuentran en vigilia están higienizándose. Los dueños simplemente creen que se trata de un comportamiento normal de higiene, pero la verdad es más sorprendente.

 

La doctora McManis explica en un artículo de the daily cat los diferentes beneficios de esta actividad. Aunque resulte sorprendente, lamerse cumple una función instintiva básica como es la protección ante depredadores. El olor corporal es el medio por el cual el reino animal reconoce una presa determinada. Por lo tanto, al acicalarse el felino lo que intenta hacer es neutralizar ese olor para lograr no ser atacado. Este resulta ser claro ejemplo de que los instintos siguen presentes en todo momento pese a ser durante años una mascota doméstica.


Es común notar casi una obsesión con la limpieza extrema de las patas. La saliva en los gatos cumple también otro rol fundamental, mantener estable la temperatura corporal. Por el contrario, los perros regulan su temperatura mediante el jadeo.

 

Además de ser un método de relajación, cumple un papel fundamental en la estimulación del flujo sanguíneo en el cuero cabelludo. La composición de su lengua es sumamente particular y es posible notar su aspereza y rigidez. Esto se debe a que se encuentra recubierta de pelos minúsculos que la hacen sumamente especial para mejorar la circulación con cada aseo.


Muchos estudios afirman que la saliva del gato tiene propiedades que la convierten en un antibiótico natural. El instinto también juega un papel fundamental en este proceso, lamerse las heridas asegura que una infección no afecte su salud y es normal que intente hacerlo cada vez que sufra algún tipo de lesión.

 

Sin duda su lugar preferidos para descansar es bajo el rayo del sol. Tanto en invierno como en verano se los puede ver disfrutar de ese momento durante horas. El doctor Romero asegura en un estudio que esta exposición a los rayos ultravioletas tapizan como un manto farmacológico al cuerpo del felino de la tan necesaria vitamina D.


"Cuando un gato se lame obsesivamente también ingiere importantes cantidades de vitaminas D esenciales para su vida que fueron pasivamente elaboradas durante su descanso por un 'laboratorio solar'".

 

Resulta ser que el lamido de un gato no solo tiene como propiedad la higiene. Todos estas capacidades de la saliva de los felinos no dejan de ser propias de su instinto y son el medio por el cual le permite y asegura una vida plena y saludable para disfrutar junto a sus amos de juegos infinitos y horas de ocio con la protección necesaria.

 

(Fuente Infobae)

TAGS
gatos,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...