martes 21, febrero 2017 | Actualizado 13:27
Usuario
Bienvenido
T 32°C H 70%

La historia oculta detrás de la huida de la novia del cartero que ganó 180 millones en la lotería

05/02/2017 07:38 hs
Samantha Burbidge mantuvo una relación con Adrian Bayford,el flamante multimillonario inglés, antes de dejarlo de repente.

La increíble historia del británico Adrian Bayford, quien tras ganar la lotería dejó a su esposa Gillian para comenzar una nueva relación con una mujer mucho más joven, explotó la semana pasada en las redes sociales.

 

Especialmente debido a que luego de tres años su sexy nueva novia lo dejó sin aviso y llevándose 30 caballos pura sangre valuados en 380 mil dólares.

 

Pero este sábado el periódico británico The Daily Mail develó las razones ocultas por las que Samantha Burbidge, de 29 años, terminó dejando al flamante multimillonario.

 

"Ella era como una mosca atrapada en la tela de araña y no sabía cómo salirse", dijo un amigo de Samantha al Daily Mail.

 

A pesar de que la vasta fortuna de Adrian, que solía trabajar como cartero antes de cambiar su vida, había deslumbrado a la practicante de equitación 17 años menor que él, y la había lanzado de mantener un establo a ser su dueña, la vida en la costosa mansión que compartían le resultaba solitaria.

 

"Ella tenía todo lo que hubiera querido, pero sin amor era como no tener nada. En un momento estaba tan enterrada en todo eso que sentía que no podía irse", contó.

 

Distintos allegados dijeron que la pareja pasaba cada vez más tiempo separada, ya que Samantha viajaba a menudo por sus competiciones ecuestres y Adrian, en cambio, pasaba mucho tiempo en Escocia, donde sus dos hijos viven junto a su ex esposa Gillian.

 

"Adrian nunca iba con ella", contó un amigo. "No le interesaban los caballos y ella no quería ser un ama de casa. Tampoco le interesaba llevarse bien con los hijos de Adrian. Parecía que no hacían nada juntos salvo ir al pub", agregó la fuente.

 

Los amigos y familiares de la pareja coincidían en que Adrian y Samantha tenían muy poco en común.

 

Entonces apareció un tercero: Alan Suckling, un ex novio de Samantha, fue visto con ella en un bar de Londres.

 

La antigua pareja compartía un amor por el club de fútbol de la Premier League West Ham United, y comenzaron a verse antes de que Samantha abandonara a Adrian.

 

Sin embargo un familiar de Suckling dijo al Daily Mail que es poco probable que Alan sea la solución que Samantha estaba buscando. "Ha dejado problemas donde sea que estuvo. Ha estado en bancarrota. Es alguien que no querrías cruzarte", agregó.

 

Suckling, de 39 años, tiene cuatro hijos y está divorciado. En estos momentos vive con sus padres.

 

La maldición de la lotería

 

Adrian y Gillian ganaron 186 millones de dólares en la lotería inglesa en 2012 y se mostraron como una familia unida y feliz, pero tras un año y medio decidieron dividir el dinero y separarse. Adrian conoció entonces a Samantha y comenzó una relación que terminó mal.

 

En tanto Gillian, que vive en Escocia con los hijos de la pareja, tuvo una fuerte pelea que la llevó a alejarse de sus padres, que la describieron como "viciosa y manipuladora". La hija consideró, por su parte, que sus padres eran "demandantes y ambicioso".

 

Los dos ganadores dijeron sentirse acosados por familiares y amigos que les pedían algo de su fortuna.

 

"El dinero le trajo tanta miseria", contó un amigo. "A veces uno piensa que Adrian y Gillian hubieran estado mejor sin el premio", agregó.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...