sábado 22, julio 2017 | Actualizado 19:33
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

A pesar de las protestas, un McDonalds abrió sus puertas en el Vaticano

01/01/2017 09:45 hs
Está a menos de una cuadra de una de las entradas. Funciona en un edificio donde viven cardenales, que se resistieron a su apertura.

Pese a la indignación de residentes y cardenales, un controvertido restaurante de comida rápida de McDonald's abrió sus puertas en el Vaticano.


El local se encuentra en un edificio de los Estados Pontificios, que son los que alquilaron el establecimiento a la franquicia de comida rápida. A pesar del enojo de algunos cardenales, los turistas ya pueden pedir hamburguesas y patatas fritas a pocos metros de la Plaza de San Pedro.


      Embed

El edificio en el que abrió sus puertas el McDonald's, como tantos otros, es propiedad del Vaticano pero se encuentra en territorio italiano. Está ubicado sobre la tradicional peatonal romana Borgo Pío, a 80 metros de una de las entradas del Vaticano, Puerta Santa Ana. El local tiene 538 metros cuadrados y es propiedad de Apsa, la agencia de la Santa Sede que administra sus inmuebles. Antes había un banco y su alquiler podría dejar unos 30.000 euros mensuales al Vaticano.


Siete "eminencias" viven en los pisos superiores de la propiedad y rechazan, entre otras cosas, los olores que podrían subir por la chimenea, entre ellos Gianfranco Ravasi, Giuseppe Versaldi, Gilberto Agustoni, Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, Dario Castrillon Hoyos y Manuel Monteiro de Castro. Tampoco agradó a los cardenales que el local tenga planeado abrir "las 24 horas".


Los vecinos tampoco apoyaban la apertura. "Estamos preocupados. No esperábamos que el Apsa alquilara el local para un negocio de fast food que está muy distante de los valores que promueve papa Francisco", aseguró Moreno Prosperi, presidente del Comité por la Salvaguarda de Borgo Pío.


Los críticos aseguran que el Vaticano habría preferido que allí se abriese un centro social en lugar de una hamburguesería. Sin embargo, la agencia de la Santa Sede que administra sus inmuebles, Apsa, no atendió a esa reclamo. La cadena de comidas rápidas, en tanto, se pronunció sobre esta polémica.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...