sábado 03, diciembre 2016 | Actualizado 01:39
Usuario
Bienvenido
T 25°C H 69%
Opinión

Caso Lucía Pérez: empalagados

17/10/2016 08:06 hs
La horrenda muerte de Lucía en Playa Serena deja a la vista el morbo de la sociedad.
Valeria Carreras
Por Valeria Carreras
Abogada
Por Valeria Carreras
@dravaleria


Desde hace días estamos en estado de "espanto" al tomar conocimiento del brutal asesinato de una chica de apenas 16 años en Playa Serena, Mar del Plata. Empezaron a salir a la luz detalles espantosos de los motivos que llevaron a la muerte a Lucia.

Esos detalles, esta vez han excedido al "naturalizado violación seguido de muerte", han sobrepasado "muerte por sobredosis", porque la adolescente padeció no solo la sobredosis de cocaína forzada, (siendo que sus fosas nasales estaban quemadas), no sólo padeció violación múltiple en forma reiterada por al menos dos a tres hombres, sino que Lucía murió de dolor producto de un empalamiento.


Se nos hace un silencio en el alma, cerramos los ojos para evitar imaginar siquiera esa aberrante imagen, pero algo se despierta dentro nuestro, que va más allá de la compasión por esa nena, que va más allá del miedo a que nos pase, que va más allá de sentir la necesidad de obtener justicia, ...porque se ha instalado entre nosotros un sentimiento oscuro, reprochable, pero real y palpable, la curiosidad morbosa.


La sociedad pareciera estar ávida de "detalles de la tortura a Lucía" Miles de búsquedas en Google sobre empalamiento, rating en programas o bloques de policiales con estas explicaciones sobre las vejaciones, sobre la cantidad de hombres, sobre la historia del empalamiento, sobre los efectos del empalamiento, sobre las teorías sobre si el que empala, es violador o torturador...


Pero y ¿LUCIA? ¿Quién piensa en ella? ¿Quién deja una pizca de su intimidad a salvo?


¿Quién se ocupa de saber menos del reflejo vagal y más del último sentimiento de Lucía antes de morir de Dolor?


¿Quién se pone en lugar de ella? ¿Quién se pone en lugar de sus padres? ¿Quién será capaz de hacer un mea culpa y DEJAR EL MORBO DE LADO, para dar paso al ansia de justicia y de verdad?


Hoy por hoy, estamos frente a un HOMICIDIO AGRAVADO POR LA ALEVOSÍA perpetrado por al menos dos hombres con la complicidad de uno más recientemente detenido, pero hay más que el horror de la dolorosa muerte. Pues aquí estamos frente al poder, sin dudas Está involucrado el hijo de un importante Escribano de Mar del Plata y rápidamente han sido recibidos los padres aun shockeados de Lucía por autoridades del Gobierno, un detalle no menor


Seguir el caso es casi una obligación de la sociedad y el periodismo, pero apartarnos del empalagamiento de caer una y otra vez en la exégesis del mecanismo de muerte de nuestra LUCÍA también.

TAGS
lucía pérez,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...