sábado 10, diciembre 2016 | Actualizado 03:52
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 45%

Macri y Francisco se reunieron en el Vaticano: qué le regaló el Presidente al Papa

15/10/2016 07:34 hs
El Presidente y el jefe de la Iglesia se encontraron por segunda vez desde que el líder de Pro asumió en el Gobierno.

A casi ocho meses de aquella primera audiencia de apenas 22 minutos, el papa Francisco y el presidente Mauricio Macri se reunieron hoy nuevamente en el Vaticano, con ánimos bien distintos.


"Fue una buena reunión", dijo el Presidente sobre su impresión del encuentro, que duró aproximadamente una hora. "Siempre es positivo encontrarse con él y confirmar que ha sido un líder moral para mí", reconoció el jefe de Estado.


"Compartimos preocupaciones de la Argentina y del mundo", agregó el Presidente en una conferencia de prensa que brindó en la embajada argentina ante la Santa Sede.


En la reunión no hablaron de la posibilidad de que el Papa visita al país en el futuro próximo, según dijo el propio Presidente. Semanas atrás, el propio jefe de la Iglesia católica confirmó a través de un video que no vendrá a la Argentina.


"Estoy seguro que cuando él venga [a la Argentina] será muy importante. Él es una persona sabia y sabrá cuándo es el momento indicado", apuntó el Presidente.


El Presidente fue acompañado de su esposa, Juliana Awada ; la hija de ambos, Antonia; Agustina, la hija de 33 años del mandatario, y Valentina, la hija de 13 años de la primera dama.


Macri y su familia ingresaron al Vaticano por la denominada "Puerta del Perugino" para dirigirse al encuentro con el Pontífice, en el estudio anexo del Aula Paulo VI.


Obsequio oficial


      Embed

 

El jefe de Estado le obsequió a Francisco una escultura hecha por el artista argentino Alejandro Marmo, amigo del Pontífice, que simboliza el diálogo interreligioso, "una de las prioridades de la agenda internacional de Francisco".

 

Se trata de una pieza, como toda la obra del artista argentino de 46 años, hecha con materiales de descarte.

 

En este caso, la escultura representa la unión de las tres grandes religiones, con una cruz que, montada sobre una base que simboliza una estrella de David, tiene también dos medialunas símbolo del islam.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...