sábado 10, diciembre 2016 | Actualizado 01:57
Usuario
Bienvenido
T 22°C H 28%

El increíble proceso de producción de los tapones de corcho: ¿cómo se hacen?

13/10/2016 08:08 hs
Parece un elemento simple y descartable pero implica procedimientos de elaboración más complejos de lo que la gente piensa.

El tapón de corcho forma parte de una tradición de cientos de años que forman parte integral del consumo de un buen vino.. Sin embargo es un elemento que las personas suelen descartar en seguida sin saber que, por más que parezca un simple estorbo, su proceso de elaboración es extraordinario.


Se le llama corcho a la corteza del alcornoque, un árbol nativo de Europa y el norte de África. Para obtenerlo se retira una parte de la corteza del árbol y con el paso de los años la corteza se va regenerando hasta que se corta otra vez, acción muy parecida a lo que se hace con la lana de una oveja.


Para extraerlo, los "corcheros" o "peladores" eligen un árbol que tenga al menos 40 años. La corteza se extrae manualmente del tronco y las ramas más gruesas haciendo cortes perpendiculares al cuerpo del árbol.


      alcornoque 2.JPG

Tras el pelado, los pedazos de corcho se dejarán secar al sol entre 2 y 3 días. Cuando el corcho ya está seco se hierve para desinfectarlo y remover cualquier impureza que pudiera tener. En ese momento el corcho se hincha y adquiere su característica elasticidad.


El principal indicador de la calidad de corchos es la cantidad de lenticelas que tenga, éstas son pequeños hoyos que se forman en los corchos jóvenes, de color rojizo, que frecuentemente son el hogar ideal para el moho y otros microorganismos


      corcho.jpg

Una vez cortados los corchos con cilindros afilados llamados sacabocados,  se lavan por última vez y se esterilizan, para no transmitir aromas ni contaminantes al vino. Para mantener la humedad y flexibilidad necesarias para facilitar el descorche, algunos corchos se cubren con parafina o silicón.


Un corcho tiene una vida útil de aproximadamente 20 años, por lo que algunas bodegas que tienen reservas históricas llevan a cabo, de vez en cuando, un rencorchado de sus vinos más antiguos.


Anualmente se producen cerca de 340,000 toneladas de corcho, principalmente en Portugal y España, con un 52 y 32% respectivamente. Italia contribuye con un poco con 6% de la producción mundial.


La próxima vez que descorchen una botella, tengan en cuenta que para que ese pequeño tapón pudiera conservar el vino que están a punto de consumir, tuvieron que pasar cerca 25 años.

TAGS
españa, portugal,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...