domingo 04, diciembre 2016 | Actualizado 09:17
Usuario
Bienvenido
T 24°C H 78%

Los hermanos Süller y Cannigia revolucionaron la mesa de Mirtha Legrand

09/10/2016 17:09 hs
Silvia, Guido, Charlotte y Alexander hablaron sin filtro en el almuerzo y se convirtieron en Trending Topic; el programa tuvo picos de 7,4 puntos de rating.
"Te quiero ver Chiqui con esta mesa" dijo entre risas Mirtha Legrand antes de presentar a los invitados de su programa que tuvo como platos fuertes a los hermanos Silvia y Guido Süller y Alexander y Charlotte Cannigia, quienes revolucionaron las redes y se convirtieron en tópicos ineludibles de conversación en Twitter. ¿El dato más importante que surgió del almuerzo? Silvia les contó a los hermanos Caniggia que ella tuvo encuentros íntimos con su padre Claudio Paul, ante la atónita mirada de los jóvenes, quienes no estaban al tanto del desliz de su papá que por entonces había cobrado relevancia pública.

Previamente a la "bomba", Silvia habló de su presente profesional en Miami, confirmando que efectivamente estuvo trabajando allí como cajera pero se vio obligada a volver para tramitar la visa de artista. "Me fue muy bien en Miami, es muy lindo con el sol, el mar, las palmeras, viví en un departamento y trabajé con gente de todo el mundo en un shopping, diez horas por día". Sin embargo, Silvia explicó que se fue a la fuerza, no porque quisiera abandonar Argentina. "Acá no consigo más trabajo, por eso me tuve que ir, pero si surgiera algo sin dudas me quedaría en mi país".


Ante sus dichos, Guido manifestó su deseo por representar a su hermana: "Yo quiero que se quede acá a trabajar porque el público la ama, Silvia tiene ángel y poder de convocatoria". Asimismo, habló de Celda 14, la obra que protagoniza en el teatro El Vitral junto a Martín Whitencamp y Alan Yair, y de su excelente recuperación de un grave cuadro de uveítis, la enfermedad que inflama la úvea formada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. "Estuve muy mal, al borde de la muerte, con más de cuarenta grados de fiebre" recordó Guido, quien ahora usa anteojos como efecto colateral.


Enviá tu comentario