miércoles 07, diciembre 2016 | Actualizado 15:15
Usuario
Bienvenido
T 31°C H 20%

Eliza Wass: "Yo sobreviví a una secta religiosa"

03/10/2016 15:38 hs
Con 22 años, huyó de una forma de vida que aprisionaba sus sueños. Ahora, Eliza Wass ha escrito un libro que supuso su salvación.
Eliza Wass (30) ya no tiene miedo de contar su historia. Y lo que es más importante, sonríe cuando la recuerda. Criada en el seno de una familia estadounidense con fuertes creencias religiosas, Eliza siempre supo que ese no era su lugar: "Íbamos a misa por las mañanas antes de clase y tres horas todos los fines de semana", recuerda. Además, las normas de su comunidad eran muy estrictas. No estaban permitidas las camisetas sin tiradores o por encima de la barriga, tampoco beber té. Nada de novios antes de los 16 y, por supuesto, prohibidas las relaciones sexuales antes del matrimonio.

      Embed

Unas normas con las que Eliza no estaba de acuerdo, pero con las que convivió hasta que sus padres la enviaron a una universidad de carácter religioso. Allí fue donde supo que no podría resistir mucho más ese tipo de vida: "Cuando crees que hacer prácticas en Disneyworld es un acto de rebeldía, sabes que tienes un problema". De ahí que abandonara sus estudios e intentará recomponer el rompecabezas en el que se había convertido su existencia.


Dispuesta a viajar y a descubrir nuevas experiencias, llegó a Londres, ciudad donde conoció a su marido, el cantante Alan Wass (falleció de un ataque al corazón el año pasado), impulsor de su aventura literaria. Él le dio el apoyo necesario para contar su complicada juventud a través de las páginas de En el bosque.


Compartir tu historia es un tremendo acto de valentía, ¿cómo crees que va a reaccionar la gente que lea tu libro?


Espero que las personas que han pasado por situaciones similares sepan que no están solas. Mi intención es que toda esa gente que está siendo controlada por otros, se sientan inspirados y busquen nuevas formas de vida. Hay que tener fe en uno mismo, por mucho que los que estén a tu alrededor piensen de manera diferente.


¿Cómo recuerdas tu vida cuando eras pequeña? ¿Crees que tu familia utilizaba la religión para controlarte?


Fue una época bastante confusa, pero es injusto decir que las personas religiosas utilizan sus creencias para ejercer un control sobre los demás. Creo que mucho de lo que consideramos 'religión' hoy en día, no lo es. Son formas de vida que se han creado dentro de ella y las personas que siguen sus normas o reglas creen firmemente que les ayudará a encontrar la salvación. Este fue, por ejemplo, el caso de mi familia.


¿Intentaste hablar con ellos sobre tus reticencias en cuanto a tu forma de vida?


El problema con la religión y mi familia es que cualquiera que cuestione sus creencias está bajo la influencia del demonio. Así que es imposible discutir con ellos porque en el momento en el que lo haces, eres el demonio y nunca podrás ganar. Cierto es que expresé mi malestar, pero lo que yo considero hechos, ellos lo consideran fantasías. Así que tuve que darme cuenta de que no es mi trabajo vivir su vida, de la misma manera que ellos no deben vivir la mía.


¿Cómo reaccionaron cuando decidiste abandonarlos?


Las cosas se pusieron bastante mal y llegué a sentirme un tanto suicida porque no quería vivir sin mi familia. Pero por otro lado, no podía vivir de la manera en la que ellos lo hacían. Por suerte, con el paso del tiempo, ellos han sido más tolerantes y ahora tenemos una relación bastante buena. Nunca sabes lo que te depara el futuro, así que es cuestión de esperar y dejar que la vida nos sorprenda.


En tu caso, la vida te deparó un feliz matrimonio durante ocho años, ¿crees que convertirte en esposa te cambió de alguna manera?


Por supuesto. Mi difunto marido y yo compartimos un apasionado amor y me siento muy afortunada por haber podido vivir esa increíble experiencia. Siempre me sentí fuera de lugar hasta que lo conocí a él. Era un sentimiento mágico.


¿Tienes miedo de lo que tu familia pueda pensar sobre tu libro?


Estuve muy preocupada al respecto, pero ellos se han convertido en mi mayor apoyo. En realidad, esta aventura ha hecho que me sienta más conectada a ellos porque creo que puede ayudarnos a entendernos mejor.

 

Vivimos en una sociedad en la que muchas mujeres no son libres para hacer lo que quieren...


Hay que transmitirles el mensaje de que no están solas. Es un tema muy delicado porque, en la mayoría de los casos, estamos hablando de mujeres que viven atemorizadas por el patriarcado, la religión o por instituciones gubernamentales. Así que les diría que sean inteligentes y cuiden de sí mismas, pero que mantengan un ojo abierto en busca de oportunidades. Todos estamos luchando por ellas.


Dada tu traumática experiencia, ¿sigues creyendo en la religión?


Sí, es parte de la persona que soy ahora. Creo que todas las religiones son diferentes caminos para alcanzar un determinado sentimiento que escapa a nuestra percepción. No sé, pero a veces necesitamos un poco de magia para creer en nosotros mismos.

 

¿Cuál es tu próximo paso?


Me gustaría seguir escribiendo. Obviamente, tras la pérdida de mi marido el año pasado, estoy atravesando un momento un tanto complicado. Así que de momento, solo me centro en mantenerme de pie y confiar en que las cosas mejorarán.


Nota extraída de Grazia.es

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...