sábado 03, diciembre 2016 | Actualizado 12:38
Usuario
Bienvenido
T 28°C H 54%

Historia de amor y tristeza: la pareja que vivió luchando contra una misma enfermedad

24/09/2016 07:28 hs
Katie y Dalton lograron juntar dinero con una campaña en las redes sociales para sus tratamientos. Sin embargo, no hubo final feliz.

Katie Prager y Dalton Prager eran dos jóvenes estadounidenses de 26 y 25 años que habían sellado su amor y su acompañamiento con un casamiento, pero también los unía algo mucho más fuerte: ambos luchaban contra la fibrosis quística.

 

Los jóvenes se conocieron a través de Facebook y se casaron en 2011, y compartieron su vida y sus padecimientos por la enfermedad durante cinco años, hasta que el final los encontró con apenas cinco días de diferencia.

 

En su intento por enfrentar la enfermedad, habían realizado una campaña en las redes sociales contando su historia a fin de juntar dinero para sus tratamientos, ya que ambos habían recibido trasplantes de pulmón que por diversas razones no habían funcionado.

 

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria que desencadena signos de enfermedad pulmonar crónica, obstruye el correcto funcionamiento de los pulmones, luego el páncreas y en definitiva el cuerpo completo.


Dada que es transmitible de padres a hijos, los médicos les recomendaron a Katie y Dalton que no hagan pareja, por el inmenso riesgo que implicaría el día que quisieran tener hijos en común. Sin embargo, ellos apostaron a su amor y permanecieron juntos.


Su historia duró cinco años, hasta que el lunes pasado el cuerpo de Dalton no resistió más y dejó de vivir. Apenas cinco días después, viviendo en otro estado por razones médicas y sin haber podido ver a su esposo por última vez, Katie también dijo adiós.


"Sé que Dalton la estaba esperando con los brazos abiertos, así como sus dos abuelas y muchos familiares y amigos que se han ido antes que ella",escribió acongojada su madre en su cuenta de Facebook.


Sin duda, un amor que seguirá por siempre.

TAGS
fibrosis quística, pareja triste,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...