martes 20, agosto 2019 | Actualizado 10:57
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
¡Arde Tele!

Video - La imperdible entrevista de Baby Etchecopar a Ricardo Iorio

24/06/2015 08:23 hs
Religión, política y el futuro de su carrera musical son algunos de los temas que el cantante de Almafuerte tocó en la charla.

Ricardo Iorio, fundador de las bandas V8, Hermética y Almafuerte, visitó al Baby Etchecopar en una entrevista memorable en la que insinuó que su retiro está cerca.

 

Iorio confesó su profunda admiración por el conductor, sentimiento mutuo, y dio detalles de su infancia.


      Embed

"Nací en Caseros, frente al hospital Posadas, en terrenos donde el ejército puso luego la villa Carlos Gardel. Fue duro porque era un barrio de italianos donde se habían esforzado en poner un pesito en la casa y después nos pusieron al lado toda la etnia nacional. Yo zafaba porque era pardo", relató.

 

"El hacinamiento ha hecho mierda el sentido del amor. Una nación que maltrata a sus abuelos mata a su pasado, y la que maltrata a los jóvenes está matando al futuro", agregó.

 

Luego insinuó que su retiro del escenario es inminente: "Trato de hacer de la vida una fiesta y eso pasa cuando uno hace lo que ama. Trato de concretar lo soñado. La felicidad no es constante, son momentos. Cuando muchacho soñaba ser el rockero que soy y hoy tengo otros sueños, como por ejemplo dejar de ser cantor. Hay gente que hace un personaje, yo soy el mismo. Tal vez porque soy autodidacta, soy mi propia escuela".

 

"Tengo dos nenas. Mi señora falleció, me casé de nuevo con el amor de mi vida y debo decir que no hay nada más lindo que acostarse con quien uno ama. Enviudar fue algo muy difícil. Una cosa es que te pise un tren y otra es que te vueles la cabeza de un chumbazo dejando los pibes en la cama. El que no conoce dice que estaba mamado o drogado y yo nunca probé cocaína en mi vida", reveló.

 

La charla derivó en un sinfín de temas entre los que estuvieron la alfabetización y las finanzas del pueblo, las características de la sociedad argentina, la política y sobre Dios.


Enviá tu comentario